¿Verdad o ficción?



Aunque no es una imagen creada por mi, refleja mi postura al respecto

Dr. Ignacio Aceves, conferencia con dignidad

El Doctor Ignacio Aceves, gran educador, profesionista exitoso en el área de la Comunicación y la docencia y magnífico ser humano, lleno de congruencia y conocimiento, provocó en mi un sentimiento de orgullo y admiración. Ayer mismo, en el colegio donde trabajo el Dr. Aceves tuvo la gentileza y humildad de obsequiarnos algo de su muy valioso tiempo al brindarnos una conferencia, sin duda de muy alto nivel que además es producto de muchos años de investigación. Es evidente que el conocimiento no está listo para cualquier persona; Ignacio Aceves se ha apropiado de él y está dispuesto a entregarlo a quien quiera. Algunos se atreven a tomarlo mientras que otros, se atreven a desperdiciar su vida, rechazándolo.

El gran nivel de conocimiento, el dominio del tema y la pasión por descubrir y desear compartir, es evidente en el querido Ignacio Aceves, en ocasiones el mentado Nacho, como nuestro atrevimiento de juventud (siendo su alumno) nos llevó a decirle. Con Nacho, en mi paso por la UAM en esas olvidadas  sesiones de teoría de la comunicación, llenas de historia, de reflexiones y de una magnífica invitación a observarlo todo, a pensarlo todo, a relacionarlo todo, creció mi gusto por la docencia, por seguir un ejemplo de congruencia, de humanismo, y de dignidad.

Regresé con él después de 15 años de esas como ya lo mencioné líneas arriba, olvidadas clases mas no infructuosas, pero que ya habían tatuado en mi conocimiento y en mi corazón cosas esenciales para mi práctica docente. Cuando busqué a mi maestro, primero en Internet, me di cuenta que tantos años practicando el mismo conocimiento, haciéndolo crecer y hasta transformarlo, es parte de mi visión y postura de vida. Saludarlo estrechando su mano y charlar en privado, tratándome de igual, me permitió observar humildad y ganas por transformar el mundo, ese sueño que de jóvenes solemos tener pero que la mayoría abandonan temprano. Aceves, en lucha eterna por la luz de las letras, de la palabra y quizá de su pueblo, es un inspirador, a quien respeto y aprecio y de quien reconozco su influencia en mi camino profesional.




Conferencia de Félix Beltrán



El 11 de junio de 2013, invité a dar una conferencia 
al Maestro Félix Beltrán a la Universidad Emilio Cárdenas donde, de manera particular me siento  honrado con la visita de este magnífico ser humano cuya vida entera ha sido la comunicación a través del diseño.
Félix Beltrán nació en la Habana, Cuba el 23 de junio de 1938 y cuenta con estudios de Diseño en las más importantes escuelas Norteamericanas de Artes visuales, así como el reconocimiento de instituciones, academias, museos, organizaciones y actores sociales de todo el mundo.
Félix Beltrán es una de las más grandes personalidades del Diseño en Latinoamérica y diseñador reconocido en todo el mundo por su calidad, por su propuesta estética y por su gran influencia en la construcción del conocimiento en materia del diseño y la comunicación visual.
Organizar conferencias con las máximas figuras del Diseño, de la comunicación y de la construcción social, siempre es un reto maravilloso del cual he salido victorioso. Félix Beltrán con humildad, con la sencillez de la experiencia y con el amor por el Diseño, es un ejemplo de dignidad humana, por ello, me atrevo a afirmar que su influencia trasciende en todas las generaciones de Diseñadores Gráficos de México, pues hemos sido formados con sus conocimientos, con sus experiencias y con su ejemplo.
Gracias Félix por tu amabilidad, por tu paciencia y por tu amor al diseño.



Tu sonrisa era la mía


Fue grandioso el poder haber cumplido un sueño maravilloso, un sueño que nunca había tenido consciente: hacer pasar mi brazo por debajo de tu cuello. Hacerlo fue experimentar libertad; la experiencia de un amor libre de egoísmos y lleno de razones  me dejó tener la más maravillosa sorpresa, ya que tu cuerpo no pesaba y embonamos perfecto; no se cansó mi brazo y te pude mirar a los ojos y cuidarte toda la noche. Eso me enloqueció, tensó mi rostro, mis ánimos, mis mejillas e hizo feliz a mi abrazo. Sin embargo con el tiempo, mi brazo se cansaba cada vez más.
Cada día que pasaba yo por tu cuello ya no embonaba con mi abrazo y tu rostro ya no tenía mi sonrisa (como cuando hasta un día nublado, gris, de espeso calor y pésimos resultados se sienten magníficos y hermosos), esa sensación que se tiene y que uno mismo le da a las cosas cuando está enamorado.
Te fuiste despintando y escurriendo poco a poco por la coladera de mi ducha; así te fuiste evaporando hasta perderte en el cielo que antes era de colores daltónicos que también tú veías y que ahora solo siguen siendo míos.
Sin embargo hoy me di cuenta que la sensación de mi brazo sin estorbo, la sensación de mi brazo libre me sigue recordando a ti.

Huir

Me agota pensar en ti, cada que cierro mis ojos te veo ahí, luminosa, resplandeciente, radiante, hermosa… entonces corro, intento huir para liberarme de ese recuerdo, pero ahí sigues, paciente y calmada. Corro y no logro dejarte atrás. Ya no te quiero pero ahí estás acosándome sin acosarme, en mutis, inactiva y en acción. La tortura de ti me hace seguir con trémulos pasos producto del temor de cerrar los ojos y verte, y olerte y sentirte y extrañarte. Te extraño pero no te quiero, ni quiero extrañarte. Prefiero dormir con los ojos abiertos que tener que cerrarlos, prefiero no cerrar los ojos y permitir la luz real y no la tuya. Prefiero que mis ojos daltónicos no te recreen en nadie más.  Me cansa pensar en ti porque tengo que huir de donde estás para no pensarte. Ajena a la realidad, a mi realidad; ajena a mis colores; ajena a querer verte y desear olvidarte. Solamente huyo de tu recuerdo, pero quizá no deseo olvidarte, huyo y corro alejándome, pero te llevo a cuestas, consciente de que vas en mí. Me canso de ti y de mi mismo me canso, me canso de intentar olvidarte y de desearlo, de correr, de esconderme de tu recuerdo que siempre me encuentra, que siempre me atrapa. Y cuando no puedo esconderme más, solo me haces llorar de ausencia, de vacío, de decepción y de olvido.

¿Basta un diseño "bonito"?


Ejemplo de cinco cervezas artesanales mexicanas y su valor comunicativo a través de sus etiquetas.

La presente investigación consiste en las etiquetas y su relación con el contenido. O sea, es un estudio subjetivo de calidad en el diseño, tomando como indicativo, el sabor y mi experiencia con la cultura visual.
El estudio parte de cinco Cervezas artesanales mexicanas con etiquetas interesantes, pero la mayoría de ellas, alejadas de su sabor. O sea, la etiqueta no refleja la imagen de la cerveza. Todas tienen buenas etiquetas como recurso visual, pero no todas reflejan lo que el paladar percibe; por ejemplo:
La cerveza 1 de izquierda a derecha: "babalao" deliciosa cerveza oaxaqueña con sensaciones de frescura, tradición y gozo excesivo, bien representado en la etiqueta.

La cerveza 2, Homero sabor café; en efecto, sabe a café y es dulce, pero la combinación amargo-dulce-maltoso no es deliciosa y la etiqueta habla de una fiesta de sabores populares cuando lo que percibes es algo sumamente exótico y difícil de combinar con cualquier otro sabor.

La cerveza  3, Agua mala, tiene una imagen muy congruente con su sabor y con la sensación esperada en el paladar, en la imagen visual, en su frescura y aroma; buena etiqueta muy bien diseñada y poco estereotipada en “lo mexicano” y una extraordinaria cerveza.

La cerveza 4, Calavera (Mexican Imperial Stout), un producto de temporada de Día de Muertos, con magnífico aroma a piloncillo y canela (como la calabaza en tacha), peca de sabor intenso que rompe con la imagen juguetona e inocente de la etiqueta, que tiende más a lo “Halloween” que a lo mexicano. La cerveza no tiene un sabor informal, pero la etiqueta muestra una imagen que sí lo es.

La cerveza 5, Bufadora, con una etiqueta de imagen europea y tradicional cuyo sabor es congruente sin pasar a lo magnífico, es una cerveza que no destaca por su imagen visual pero sí en el sentido del gusto, a pesar que la etiqueta no le permita destacar y por lo tanto, competir.

No basta con crear productos de comunicación pública con valores estéticos que resalten y que llamen la atención, si lo que se ofrece no corresponde con el contenido. La angustia y la frustración provocada en el usuario puede ser determinante en el consumo perdiendo clientes o formando clientes cautivos orgullosos de sus productos, de sus marcas y por lo tanto, orgullosos de ellos mismos.

La erotización de la vida cotidiana


El deseo
 El mundo está plagado de erotismo, de deseos sexuales reprimidos y conscientes. El erotismo en la vida cotidiana no es una simple construcción social producto de la cultura, sino que está implícita en la naturaleza del ser humano, en los genes animales de nuestra especie. Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, basó sus estudios psicológicos en el erotismo, en la naturaleza sexual del ser humano como motor del ser donde mencionaba al mismo tiempo la importancia de conocer estos procesos de erotización como una forma de control o de liberación. Si alguien tiene libertad sexual, tiene libertad de pensamiento y por lo tanto su cosmovisión está en posibilidad de crecer, y no porque el culo esté pegado al cerebro (coloquialmente se dice que a veces pensamos con las nalgas (o con el pene, como una mención del valor sexual que damos a nuestras decisiones).
El mundo erotiza porque está erotizado, porque nuestro cuerpo es una zona erógena completa: desde el oído, la vista, el tacto, el gusto, el olfato y hasta esas antenas invisibles que nos permiten percibir lo que no tiene materia (como el amor, la tensión, la paz, la esperanza, etcétera).
 El sexo por si mismo vende, porque todos compramos sexo, porque todos consumimos sexo, porque todos vendemos sexo.
Pensemos en la gran cantidad de erotismo que puede tener una boca, un ombligo, un perfil o una mirada. ¿Cómo tiene que ser la imagen que sea portadora de ese valor erótico?, ¿cómo tiene que ser la imagen para ser entendida como objeto representante del deseo? Sin duda, en ningún caso tendrá que ser algo amenazante y deleznable, no tendrá que ser una imagen mal iluminada, mal enfocada, mal encuadrada, ni grotesca, ni una imagen que sea tan común que no pueda quedar inscrita en nuestra memoria.
Las perversiones están presentes todo el tiempo y el deseo forma parte irrefutable de ello. ¿Qué nos erotiza, qué nos mueve, qué nos excita, qué provoca nuestros deseos? La respuesta siempre será un misterio que vive en nosotros mismos de manera inconsciente y en el mejor de los casos, en la consciencia de la cotidianidad como secreto de la felicidad.

Naturaleza de la imagen.

Génesis de la imagen.
1.       La imagen viene de la percepción, de cómo entendemos las cosas. Ya habíamos definido que la imagen se refiere a la re-presentación mental que tenemos de algo. Esa representación mental se materializa en un recurso gráfico; así, el recurso gráfico es entendido como imagen, ya que representa la manera como alguien entendió al objeto (objetivo) representado, o cómo se pretende que sea entendido. La imagen pretende transmitir ideas, información. La imagen en un elemento de comunicación muy poderoso, ya que no requiere de una decodificación, si no que es percibida fácil y rápidamente, a diferencia de la tipografía, que requiere de una lectura en un proceso de decodificación que requiere un aprendizaje, la imagen no.
2.       La imagen como recurso gráfico es analizada como recurso ideológico y transformador de la realidad a partir de la hegemonía de occidente en el mundo y la cultura, es por ello que tomamos como referencia estos procesos de control social, impuestos por las clases poderosas (la iglesia, particularmente el cristianismo).
3.       El origen de las imágenes es en el oscurantismo, la representación figurativa. Es la imagen por analogía, o sea imágenes icónicas que deben tener semejanza con la naturaleza e incluso, mejorarla. Utilizar las imágenes figurativas son un gran pase de acceso a la voluntad de las personas pues además que no requieren de una decodificación, sirven de elemento de aceptación de algo que la gente puede entender fácilmente y que es cercano a ella y a la realidad. Es la materialización de la naturaleza que en ese momento está ausente, pero es traída en la obra de arte u objeto artesanal o aparentemente decorativo.
4.       Durante el renacimiento, la naturaleza sigue siendo el eje rector, sin embargo no es la naturaleza por la naturaleza misma, sino encontrar en la naturaleza, la verdad y la belleza en los patrones que la conforman. Por ello es que a esta etapa en el origen de la imagen, se le conoce como periodo analítico. La imagen es producto de la perfección natural y por ello, surgen las academias como escuelas y elementos de regulación de los estilos artísticos.
5.       En el origen actual de la imagen, hablamos del fin de la re-presentación donde podemos referirnos a que la imagen ya no es necesariamente icónica, ni necesariamente abstracta. Existe actualmente una diversidad enorme entre la concepción de la imagen y la representación de la misma. La imagen no tiene por qué ser perfecta ni imperfecta, no tiene porqué ser abstracta o figurativa. Basta con que la imagen sea portadora de las ideas y que esté inscrita en un código estético (código oculto) para que pueda funcionar e insertarse efectivamente en su contexto. Re-presentar a la realidad, ya no es una necesidad. Explorar nuevas formas de decir algo mediante nuevas formas, es ahora la tarea del arte.

Diosa del colectivo

Vasto cabello de obscuro castaño y belleza clara. Sincera carente de artificios ufanos, seriedad de grandes pies forrados con converse y madura personalidad de aguda nariz y que señala al cielo. Perversidad evidente en personalidad de doble vestimenta: pescadores raperos de irreverente informalidad, pero serio blazer azul y largos aretes que penden hasta el cuello con un toque de seriedad y clase. Boca pequeña, aguzada y recia enmarcada por piel tan luminosa como blanca y tersa. Es mi sueño si la pienso desnuda y dormida con caliente humedad de sudor y olor a saliva mía de mi amor por su sexo de escaso vello recortado con ternura por mi y para mi. Largas piernas frías que viajan por mis mejillas, mi nariz y mi lengua. Mis ojos solo ven un pálido blanco amarillento tocado por el café lechoso de la experiencia de la sombra. La imagino porque no la quiero mirar con mi daltonismo, la imagino como textura, como temperatura, como sabor a piel. Es amor toda ella porque ella es engaño, porque es silencio. Se acaba de bajar del colectivo y yo termino estas líneas, donde puedo volar pensando que no es bueno buscar la voz de las diosas, porque las diosas verdaderas no tienen voz porque suelen caer rompiéndose en pedazos inservibles, donde esa imagen fragmentada queda manchada de realidad.

La evaluación dentro del Contexto Educativo en México.


Hablar de evaluación en México en estos tiempos, es arriesgarse a asumir posturas radicales o permisivas que pongan en tela de juicio las perspectivas o preferencias políticas. La situación política que priva en nuestro país, obliga a asumir una postura objetiva y pragmática que se enfoque principalmente a aspectos meramente educativos.  

Si partimos de la idea de que la evaluación es solamente parte de un proceso que utiliza la educación para poder “medir” los aprendizajes, estaremos en un punto de vista que no logra enriquecer al mismo proceso evaluativo, ya que “medir aprendizajes” no es el fin último de la educación ni es una postura moderna. Hablar de educación es hablar de futuros, de pasados, es hablar de la comparación entre nuestro pueblo y otros, es medirse en función de diversos elementos radicales que abandonan al ser humano en su individualidad y lo enmarcan en el mundo global. ¿Para qué se evalúa? Pues se evalúa por que es necesario establecer calificaciones que sirvan de comparativo con otros grupos y así poder tener características productivas mejores y más hábiles en diversos procesos, desde la mera instrucción hasta el desarrollo de nuevos conocimientos, habilidades y técnicas (tecnología) que permitan crear innovaciones en el grupo o ambiente en el que se desenvuelven los individuos.

Se evalúa para que los contenidos de lo que se enseña puedan ser reestructurados, ya sea los contenidos en el estilo de la enseñanza o los contenidos en el currículum mismo. Un ejemplo claro de esta última postura, puede ser cuando se realiza una evaluación diagnóstica, ya que permite observar y posteriormente reestructurar conocimientos adquiridos anteriormente estableciendo medidas correctivas que permitan la adquisición de nuevos conocimientos bien fundamentados. Poder evaluar tiene también una función predictiva que permite prever panoramas y acciones futuras para encaminarse a orientar procesos y se logren alcanzar los objetivos esperados.

En México, hablar de estas funciones de la educación, rebasa muy por encima, los límites de la incredulidad ya que somos testigos de la poca calidad en la enseñanza, no así de los contenidos que nos imparten en las escuelas, pero sí de la inoperatividad de aplicación de esa información. ¿Por qué ahora la especialización, la especificidad en los tópicos de estudio? ¿Por qué ahora no es fácil que el estudiante construya a partir de información global, de información humanista y/o filosófica? Pues porque los contenidos de la enseñanza se están avocando cada vez más hacia el saber hacer, hacia el saber ejecutar sin la noción del porqué, o sea la educación no se orienta hacia el saber porqué hacer o porqué ejecutar. De esta manera, los procesos de evaluación actual, no consideran esta problemática, solamente consideran si el estudiante es capaz de “hacer” aunque no sepa porqué.

El sistema educativo nacional declara en sus estructuras una reforma curricular plagada de objetivos hacia la calidad, hacia la integración, hacia la equidad… y para esto, tiene que valerse de diversas políticas o líneas de acción. Estos lineamientos están intervenidos permanentemente tanto en la educación pública como en la privada por pronunciamientos políticos, demagógicos y económicos que poco apoyan a la educación en sí misma, y la vuelven un instrumento de control y represión social. De esta manera, cuestiono la utilidad de la evaluación docente, ya que pretenden identificarse las  deficiencias, la falta de competencias profesionales y el desempeño de los docentes, pero desde una plataforma irreal que no considera la utilidad de la educación en cuanto a la manera de construir realidades, sino de insertar al grueso de los ciudadanos en un ámbito productivo y no emancipador.

La actual discusión acerca de la evaluación docente ha desatado una moda acerca de los procesos de evaluación en general, ya que ahora se voltea a ver a cualquier cosa que se haga llamar “evaluación” porque ahora es un tema de moda. Evaluar a los estudiantes en la prueba ENLACE, evaluar a los profesores, evaluar a los egresados, evaluar rendimientos, evaluar validez, evaluarlo todo. Pero qué “valor” tiene en sí, la evaluación misma, cuando por mucho tiempo, nos hemos dado cuenta de que los procesos educativos se han demeritado tanto, que los estudiantes ahora son más débiles, más propensos a la manipulación, más necesitados de especializaciones porque ahora los conocimientos generales no le proveen de herramientas específicas en la producción. 

Utilizar a la educación en un ambiente de comparaciones y objetivos a niveles globales, puede ser  un buen inicio si en realidad se miden los logros no en cuanto a las fuerzas productivas en fábricas o en empleos menores, si no en cuanto a la generación de egresados capaces de transformar realidades y no simplemente reproducirla; utilizar un parámetro global, es un génesis adecuado que debiera dotar de competencia y lucha continua a los estudiantes de nuestro país. Sin embargo, lo que ocurre es que ni los estudiantes son más aptos, ni más hábiles, ni más exitosos, por ello es de llamar la atención que en el proyecto de Evaluación Universal se realice la enunciación de “… diseño y desarrollo de políticas educativas que tengan el efecto deseable en el aprendizaje de los alumnos y en la calidad del sistema educativo”, de tal manera que cuál será ese efecto deseable, si los estudiantes son obligados  a aprobar en todos los niveles educativos sin demostrar conocimientos ni competencias suficientes, cuál será ese efecto deseable si las reformas educativas no han alcanzado al desarrollo de la tecnología, cuál será ese efecto deseable si no se tiene claro el rumbo del país mismo.

En resumen, esta evaluación de la educación en México, no permite replantear la educación, ni sus procesos de manera útil, emancipadora y desde el plano de la realidad y las necesidades sociales, culturales y económicas de nuestro país, es un proceso de evaluación que solamente asigna juicios sin bases que permitan calificar a los estudiantes como aptos para la transformación de la realidad. Cuando los procesos de evaluación en nuestro país, sean integrales y de acuerdo a las necesidades, se podrá vislumbrar un futuro ajeno a la subyugación, ajeno a la manipulación de conciencias, se podrá vislumbrar un futuro de esperanza, que logre enfocar los esfuerzos, las habilidades, los conocimientos y los sueños de los estudiantes para lograr crecer junto con el espíritu de nuestra nación.

Fuentes de información:

Cuando las leyes son absurdas


No hablaré de aquellas leyes de los Estados Unidos donde es delito comer cereal en la cama o es delito manejar con pantalones cortos, hablaré de leyes que son aún más absurdas: las leyes electorales en este avergonzado y ridiculizado México. ¿Porqué se tienen que hacer las leyes “al pie de la letra” solamente en algunos casos? ¿Porqué los procedimientos absurdos tienen que cumplirse cabalmente para hacer una verdadera justicia?

Y pregunto porqué, en el sentido de que nuestra Constitución (y obviamente cualquier otro documento que integre leyes) está encaminado a hacer un mejor lugar para vivir, para hacer una nación justa y de progreso que beneficien a TODOS los mexicanos. De tal manera que los argumentos de que la “ley electoral…”, o “los procedimientos …” o “de acuerdo con lo que los partidos establecieron…” resultan tan absurdos como ponerse a brincar y correr antes de tomar un medicamento en suspensión solo porque en el envase dice “agítese antes de usarse”.

Estamos en el umbral del futuro y los beneficios o cualquier consecuencia, son absolutamente determinantes, estamos hablando de todo México y del “deber ser”, no del “se me da la gana ser” (presidente). Nada de que todo se vale; nada de que “los mismos partidos pusieron las leyes y se tienen que aguantar”; nada de que “como es difícil de probar la compra del voto, no se puede invalidar”; nada de necedades.

Las leyes son absurdas cuando no se aplican completamente, y más aún, las leyes son absurdas en la misma proporción que quienes las aplican se muestran absurdos y faltos de integridad moral.

Sin comunicación con el pueblo, sin voluntad de hacer valer la justicia, sin dignidad, sin limpieza o sin autenticidad, no podemos pensar que el estado mexicano sea equilibrado y justo, por el contrario, solamente se está dando una muestra de ilegitimidad y de violaciones a la constitución. Vemos así a un estado traicionero, a un estado que asesina a la dignidad humana, a un estado que está más preocupado por el poder en sí mismo ya que no es capaz de garantizar la democracia, ya que no es capaz de escuchar la voz del pueblo.

La voz no la deben tener los grupos privilegiados ni deben hacer callar la de la dignidad humana.

Son recuerdo

La luz emana desde tu beso y entre besos surges vestida de hielo. Tus pechos redondos y blancos, fríos y suaves acarician con su roce bendito a mi pecho vibrante que se contagia de palabras y de sonrisas de tu boca. Nunca mis manos vieron pezones tan de roca ni tan felices, nunca mis ojos vieron  pezones tan claros y tersos, nunca mi lengua vio pezones tan coloridos y dulces, nunca mi vida contuvo pezones que besan. 

Tus pechos rubios son una ráfaga de cielo, son agua de mar y rayo de luz, tus pechos son arena y aromas de ti. Tus pechos son recuerdo.

Psicotropía


.
Gozo de una manía consciente, producto de tu atención  a mi funcionamiento inconsciente, obsesión de elegir amarte y simbolizarte a través de pensamientos de euforia. Tengo una inclinación que suprime a mi depresión maniática, mi locura de sueño libidinal, manifiesta en mi alma la regresión a mis oralidades y a mis puentes cognitivos que generaron un pensamiento trastornado por la función psicotrópica de tus manifestaciones límbicas. 

Siempre la exogamia bendita nos permitió el éxtasis de conocernos, y aborrece la megalomanía creando condicionantes intrínsecos a la realidad simbólica del ser, que como síntoma sinestésico, se manifiesta en forma de amor, aunque mi lábil afecto provoque discordancias perceptuales; sin embargo, la agitación psicomotora de nuestra libido provoca que la ley del efecto produzca fijaciones que nos crean dependencias de pulsión de soledad y dependencia.

No tengo duda alguna de mi euforia, de mi obsesión y estado psicótico por tu presencia afectiva y te amo más que a nadie en el mundo, es esto entonces la verdadera intervención de psicoterapia, el amor que brinda la psicóloga, con psicología, en su estado puro del alma, compartiendo su experiencia psicógena ante los estímulos de afecto y las proyecciones que en conjunto manifestamos en nuestras totémicas relaciones psicogenéticas y psicopatías, generando oligofrénicas entregas conscientes delirantes siempre de padecimientos crónicos provocados a raíz del trauma sublime del ósculo y el acto primario. La paranoia se extiende entonces a través de la supresión y las angustias que provocan la ausencia y la polarización del otro mediante el ego que nos une.



Nunca


Nunca te voy a dejar ¿y sabes por qué? es por tu manera de reír. Me gusta que te enfades y que rezongues mis palabras, me gusta que me aguantes y que no me pidas nada, aunque me pides todo y te rías a veces a la inversa.

Me gusta crear para ti. Y me gusta soñar para ti. Me gusta soñar contigo y que quepas perfecta en mí, porque juntos no dormimos, soñamos el mundo de los dos. Inflamos globos de agua y los aventamos a las nubes en valses y viajes oníricos que nos dejan llover lágrimas de catarsis.
Nunca te voy a dejar que sigas llorando sola, prefiero llorar el mundo y acompañarte con burbujas, crear un ambiente de sueños con fuego y soledad, con vientos y con nuestra ausencia, abstractos en mundos rotos que permean gotitas de tiempo.

Me gusta encontrarme en tus ojos y capturarte en los míos. Me gusta ser tuyo y que me juegues, que me muevas y me hagas hablar, por eso, nunca te voy a dejar. Y nunca te voy a dejar porque tu ausencia me devuelve al fango, me devuelve mis alas rotas y retira la luz de mí.
Nunca te voy a dejar porque no quiero que me dejes, no me dejes sin tus ojos porque ciego no amaría, no me dejes sin tus labios porque sin voz sucumbiría, no me dejes sin tu cuerpo porque el cielo sin estrellas nunca es lindo.

Nunca te voy a dejar porque sé lo importante que eres para mí, porque sé lo grande que soy en ti, porque revientas esferas repletas de colores, porque no puedo ser más de lo que era sin ti, porque no aprendí a soñar sin trenzarme en tus piernas, porque las razones para no dejarte están llenas de porqués. Porque los porqués sobran cuando toco tu existencia. Sin duda que nunca voy a dejarte porque me veo muy feliz.
Y quiero seguir esperando por tus dientes, por tu sexo de batalla que pelea con amor, por tus pechos de placeres, por tu gozosa voz. Quiero seguir esperando todo: tu tiempo y tu voz, tu grito centelleante y tus cicatrices olvidadas, quiero seguir esperando todo: esperar por ti y por tu amor. Por las tortugas que pasean por la ciudad, por la cerveza que se frustra cuando cobran una de más, por el vino gratis en un centro cultural, por la gorda que cantaba y la giganta que baila sola en soledad. Por las luces del agua que brinca de felicidad, por los doscientos pesos que siempre queremos pagar, por la vida junta que deseamos gozar. ¿Y sabes? Nunca te voy a dejar.

Centrohistóricamente tuyo

Tu ombligo


Siempre necesité alguien a quien amar con tanto placer de amar. Siempre necesité de ti, de tus cuidados, de tus precauciones, de tus encantos. Siempre necesité de ti, siempre te inventé y siempre te escribí, como siempre me aterré de no estar sin ti, de vivir sin ti, de que quizá no existieras o de que te esfumaras de mi. Siempre necesité saber de ti.

Mis hombros gritan porque no reposas ahí, y lloran porque no reciben tus lágrimas, mis hombros gritan de ausencias de ti porque no te miran ni te escuchan volar. Estás tan lejos que mis hombros no te abarcan, que tu recuerdo se diluye entre montañas, que amordaza la voz de ti y me amordaza a mi. La distancia se vuelve nuestra y amamos nuestra ausencia, amamos esa distancia que se convierte en promesa. La distancia nos arroja a la desesperación mutua que nos mantiene unidos sin dolor, sin sangre, sin olvidos. La distancia nos arroja desesperación mutua que nos une con deseos, con anhelos, con esperanzas.
Te lloro y riego así tu recuerdo en tu cuerpo, te devuelvo mi desesperación por ti, y lo devuelvo entregándote en tu ombligo el amor de ti por mí, el dolor de ausencias mutuas, el color maravilloso del daltonismo verbal y de semillas infructuosas que crecen esperanzas ufanas o esperanzas bastas de amores. Semillas infructuosas de frutos de amor, que nacen en el alma y que florecen en palabras y en besos, en panes, en manos, en silbidos…
Te amo y no temes por mi amor, amor que destroza y que se hunde en rabietas de justicia, amor que espanta por su ejército de grafías interminables, amor que sucumbe ante tu mirada de engañosa sencillez.

Invertir nuestros anhelos

  • Revolución no es solamente la lucha de sombrerudos y Adelitas con escopetas y machetes al hombro. La revolución es una filosofía de vida que incluye la libertad de pensamiento y la emancipación verdadera del espíritu, el abolir las cadenas de la sumisión y la injusticia desde la consciencia.  

    Yo creo firmemente en la perfectibilidad del ser humano, creo en la dignidad y en la consciencia humana como eje transformador. He predicado con ejemplo y he manifestado a mis alumnos la innegable necesidad de imponerse contra las injusticias a través de la razón y del actuar con congruencia, sin embargo la semilla no ha sido suficiente. No hemos perdido nada, solo hemos invertido tiempo, aliento, anhelos y dignidad.

Historia

Cuando la historia nos alcanza y nos deja observar que el paso ha sido firme y congruente, la idea de que la esperanza existe nos vuelve más vivos. Recordar y revivir un pasado perenne en amistad y en admiración, es muestra de que Dios existe.

Respétame

-¡No manches (me dijo con su voz siempre sonriente), que me regaña mi mamá porque agarré su bolso!
-¿Y eso qué? pregunté extrañado.
-Pues es que no saqué el anillo vibrador que usamos ayer.
-¡Jajaja! ¿en serio? y ¿qué te dijo?
-Pues nada, que no chingue, que sea más prudente.
-Ajá ¿y luego?
-Pues nada, sólo que ha de ser raro.
-Si, para los padres no ha de ser chido que sepan que se andan cogiendo a su hija, ¿no?
-¡Ay que feo lo dices!, se escuchó bien naco.
-¡Cálmate, pedigri!, bueno, corrijo: cuando se enteren que su hija ha estado probando las mieles del cíclope, ¡jaja!
-¡Pendejo! Ya ves cómo no me valoras? ¡wey, no estás con tus cuates!
-Ay ya cálmate. ¡Era una broma!
-¡Pues síguele, pendejo y a ver quién chingados te va a hacer el favor!
-¡Uy!, no sabía que me hacías el favor. De haberlo sabido no te invitaba al cine ni pagaba las chelas.
-¡Hijodelachingada, de verdad te pasas!
-¡Wey! cómo quieres que te respete si tú misma no te respetas? Sabes que te adoro como nunca lo había hecho y que eres muy importante para mi. ¡Ya, tranquis!
-Bueno, pero no seas ojete conmigo, ¿vale?
-¡Vale!

Metamorfosis

Y ahí estaba yo, sentado en el auto esperando a que llegaran sus ensortijados cabellos despintados, su sonrisa preocupada y casi adolescente como presumiendo su libertad. Los malditos permisos. malditos y benditos pues eran la oportunidad de culpar a sus padres cuando no quería salir con alguien. "Soy libre y soy feliz, no me falta nada más que seguir siendo feliz" era su filosofía.

En algún momento pensé en que lo único que me hacía falta en la vida era olvidarte, como en aquellos años de universidad; ahora lo reafirmo. Sería interesante observarme en un abismo de ausencia donde tú no existas ni antes ni nunca, y al final mirarme, evaluarme si algo me hizo falta, si realmente fuiste explosión que asesinó a mis frustraciones o si solo fuiste recipiente donde descansé. Metamorfosis: eras amor y te transformaste en frustración. Eras palabras y te transformaste en ti misma.

Me lleva el tren

Pinche tren. Circula lento, se detiene. sólo observo los mismos carteles y las mismas mutilaciones al paisaje, los mismos rostros ausentes de alma.
Sólo miro los mismos ánimos por dormir y el fluir pausado y nutrido de las ropas limpias y gastadas, los  mismos cabellos despeinados y los feos rostros en proceso de maquillaje para verse feos pero maquillados. Miro las mismas piernas sensuales y sus ceños correspondientes acompañados de seriedad y presunción. Veo los mismos productos que me puedo "llevar a la venta" en oferta o en promoción como cutter, tijeras de peluquero, chicles más caros que en la tienda, kleenex a 2 por 5 cortauñas, uno grande y uno chico, la pelota de moda "boligoma", el libro de superación personal, el curso de inglés o las micas para celular. Miro además las promesas de un mejor nivel de vida por EPN, AMLO, Beatriz Paredes, y mis ganas inmensas de estar abrazando mis sueños antes que se vayan como el tren del que acabo de bajar.

Descubrimiento

He descubierto lo que me pasa: sólo es la inconsciencia de que ya no estás y nunca más estarás en colores daltónicos ni en el azúcar de las nubes. Ahora veo que ocupas ausencias dibujadas por tu pluma y pétreos ecos de sombras donde el sol y sus colores sucumben absorbidos por tu olvido. Ahora te veo más ausente y gris, te veo invisible e inasible, te veo azul cuando sé que eras verde.

Confusión

Cuando me logre escapar de ti, pondré una línea de nubes para guiarme en camino al arcoíris, y saber por donde no pasar de nuevo. Daltonismo, confusión de colores, de matices. Cuando me logre escapar de ti será porque ya no tengas valor ni confusión en la verdad, ni en el cariño o la lealtad. Cuando me logre escapar de ti será porque esté por fin despierto, cuando ya no sienta que puedo seguir flotando ni cuando las flechas penetren sus filos de los recuerdos en mi piel.

Cuando me logre escapar de ti, haré una fiesta de vinos y de espuma, una fiesta de soles y colores, porque ya no absorberás ni mis vinos, ni mi espuma, ni mis soles ni mis colores. Cuando logre escapar de ti, podré sonreír sin temor al castigo, podré emancipar mi voz sin temor al dolor. Cuando logre escapar de ti, tendré el tiempo suficiente para ser feliz.

Podré hablar y podré gritar. Podré ser yo y podré volar, porque mis alas no son tus alas, porque volaste con las mías y las hurtaste; pero están renaciendo, están brotando del corazón aéreo, están emergiendo de nuevo con fuerza dispuestas elevarme aun más.

Quiero escaparme porque temo quedarme ciego. Tener luces confusas agrede a mis ojos y confunde mis percepciones. Quiero escaparme porque temo quedarme mudo. Mutilar mi lengua, absorber mi voz y juzgar las palabras, solo castran el espíritu que busca emanciparse por sus ideas. Mi mundo estuvo obscuro, estuvo silencioso. Perdí. Perdí a mis ojos y perdí mi boca. Solo besaba y solo miraba, pero dejé de hablar, dejé de observar. Me confundí y me quedé con ganas de más confusión; morí y no lo supe hasta que necesité vivir.

Las tortugas no vuelan, sueñan

Extrañas tenerme a tus pies y escribir un mundo de colores en ellos pero no sabes las palabras para decirlo, te diste cuenta que el romance de película sí existe y que las canciones cursis tienen sentido. Te diste cuenta que se puede bajar el cielo y las estrellas y encerrarlos en un globo. Supiste que los colores son de los ojos y no de las cosas. Te diste cuenta que se puede volver a nacer por amor y por él morir una y otra vez. Te diste cuenta que la sombra está llena de luces y que las tortugas no vuelan, pero sueñan.

Treinta y diez


Hoy cumplo 30 y 10 años. El año que ha pasado estuvo lleno de cambios trascendentes, llenos de sueños, lleno de iras, lleno de alegrías, lleno de amores y de desamores. Lleno de éxitos y de fracasos, lleno de esperanzas y lleno de nubes de colores daltónicos.
El año que ha pasado fue como mirar los milagros de la vida y resumirlos en 365 días. Saberse lleno de amor y reconocimiento, lleno de enfados y desesperaciones, contrastan mi existencia y me permiten mirar a Dios de frente y entenderlo. Mis arrogancias y humildades, así como mis aciertos y mis equivocaciones llevaron a alguien que fue muy importante en mi vida a decir que necesitaba una lección de humildad. No dudo que así sea, pues no he dejado de aprender.
Mi daltonismo me ha permitido ver los colores del arcoíris desde mi mismo, me ha dejado construir soles y amores, me ha permitido soñar verde y rosa. El cielo está bajo mis pies y aprovecho para caminar decidido y firmemente sin soñar. Ahora, más despierto que nunca, a los 40 comienzo la vida de realidades y de sueños nuevos. Y si, el mundo es maravilloso, el mundo es perfecto para mí y me pertenece.  

Letras y voces

Escribirte para evitar las voces, sin la consciencia de que las palabras son mis voces del alma. No puedo hablar, porque mis palabras se esconden para ti, porque mis palabras son para ti, porque mis voces son perennes y son de ti. Llegó el pólen mágico en un jardín casi extinto que germinó soles y colores.

Tener la posibilidad de ser de ti sabiendo que eres una palabra de dos letras me hace encender al mágico e inexorable calendario de esperas.

Me abrazo a mi pluma trémula que equilibra a mi mundo preparándose a temblar más, así es que me aferro a esa pluma y me enfoco en tus ojos que se alejan sonrientes de mi.

Creación

No creas en mis palabras, no creas en mis voces; no creas en mis ojos, ni creas en mis manos. Sólo ten fe en mi. Sin embargo, no me creas, experimenta conmigo. No me creas, atrévete. No me creas, solo confía.
En tanto, aléjate de las lágrimas, aléjate de la sombra. Escapa a los truenos, escapa a los ciclones, escapa de la lava y de los terremotos porque se disparan las raíces de odios y de tristezas perforando los sueños ya ahuecados. Sudo, me arrastro, grito. Sólo quiero vomitar realidades.

Catársis previa

Grandes ojos que cuestionan y labios anchos que antojan. Negro cabello que enmarca una faz de seriedad y travesuras.



Roca clavada en tierra fértil de hierba y de cactos; roca aromática de obsidiana y plata que mira complacida a la lluvia y al sol.


Eres tierra y ojos eternos, miradas y labios serios, eres cabello y palabras sacras, eres tiempo perdido en sueños y encontrado en miradas.

A mis alumnos Plantel Norte

"Yo siempre quise tener
excelentes alumnos
y me esforcé en ello

hasta lograrlo." 
Sergio Guillén 
Yo no tengo dudas de que ustedes son, han sido y serán una parte muy, muy importante en mi vida. Tanto en mi vida profesional, como en mi vida personal. Con ustedes, mi vida atravesó por muchos caminos distintos: desde la paz, la abundancia, el crecimiento y el aprendizaje, hasta la desesperación, las injusticias, los errores, los baches y la búsqueda por ser mejor. Yo, no tengo dudas de ustedes, sé y estoy convencido de ello, que ustedes son futuro, son promesa, son esperanzas… otros, ya son realidad pero con la humildad del querer hacer y del querer ser. Yo, no tengo dudas de que ustedes han marcado mi camino, mi destino y mi presente, de que ustedes han sido tan especiales para mi, como mi familia misma, como mis amigos más cercanos, como mis hijos a quienes respeto y que me respetan casi siempre. Yo no tengo dudas de ustedes ni de lo que he sembrado ahí, en sus manos, en sus ojos y en sus corazones. He procurado darles lo mejor que he podido, lo mejor que sé y la dignidad y esperanza emancipadora de un futuro de convicción y de valor, de entregarles como estafeta el ímpetu de encarar al mundo y dominarlo….

Así, mis queridos alumnos, yo, no tengo dudas de ustedes y no las tendré, porque han demostrado madurez e inmadurez, alegrías y enojos, verdades y mentiras, risas y llantos, porque han demostrado ser humanos comprometidos, personas alegres y leales… personas dignas de ser amadas.


Me voy con ustedes y su recuerdo, con sus imágenes, con el aprendizaje que hice por ustedes, me voy con alegría, me voy con dignidad, me voy, pero me voy conforme de haber trascendido, de haber sido odiado, admirado y hasta necesitado. Me voy con ustedes a cuestas, con sus voces y con sus gestos, me voy recordándoles que siempre, siempre y en cualquier lugar, en cualquier empresa realizada, siempre habrá un payaso amenazante, siempre tendrán la amenaza certera de que cuando las cosas no se hacen con nobleza ni con lealtad, nunca, nunca resultarán. ¿Que se los carga el payaso? Sólo si se dejan.

De verdad, los quiero mucho.

Agosto 2011


 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sueño de una noche de verano y de otoño y de todos los días

- Lálalala… amooooor!!! Hola, ya llegaste??? Amoooor.

- Si, aquí estoy, no viste el coche??

- Ups, no, por eso pregunté

- Haaaay ya ves?? Todo tú, tú, y siempre tú. Cuándo vas a dejar de ser así, o sea, no piensas que también existimos otros a tu alrededor?? Ya me cansé, ya estoy haaaarrrrrte de tener que darte gusto siempre en todo, o sea, si no estacioné el auto donde tú lo veas, ya, es porque no te quiero o porque traigo algo en tu contra… Sergio, yo no te doy problemas, nuuuuunca te doy problemas y tú solamente piensas en ti.

- Oye cálmate, qué te pasa?

- Cómo cálmate?? Si no estoy haciendo nada? Ahora ya dices que me pongo bien loca… no, ser, de verdad que así no.

- Qué pasa??’ estás bien??? Solo quería saber si habías llegado, si no, para hacer algo de comer. Pero ya, bueno, ya llegaste. Ya comiste?? O vamos por algo???

- Oye ser, y además quieres que haga de comer? Oye, si también tengo un buen de trabajo, la ofi es una pinche locura, la Fabiola es bien pendeja y la otra tarada, me haaaarrrrta con su pasividad. Y el Lic Martín, todo así, todo mensito…

- Pues relax, ya,olvídate del trabajo un rato, va??? Ándale, te invito una hamburguesa.

- Hay no, una hamburguesa no, si ya tengo que ir al nutriólogo, mira, desde que regresé de Buenos Aires, he subido como 8 kilos, no inventes.

- Mhhh, bueno, vamos por otra cosa.

- O si quieres voy yo sola, tú descansa, quédate aquí, haz de venir super cansado, vienes desde Santa Fe y has de venir harto, verdad cosa??

- No, ando chido. Ya sabes ke dar clases me relaja. Vamos juntos cosa.

- Oye, ya te puedo saludar???

- Sipi… pero ya ves cómo te pones?? Y hasta ni saludas.

- Haaaay, haaaaay ya vas a empezar… no, no, no… no kiero hablar de esto, mejor voy yo sola, así respiro y me relajo y ya. Te traigo algo???

- Mhhh, bueno, si, traeme una crepa de cajeta, vale??

- Oye, es verdad lo ke estás diciendo??? Vas dejar que vaya yo sola???

- Bueno, cosa, vamos, ándale. O voy yo.

- Ser, ya ves cómo te cuesta trabajo disculparte??? Tanto ego no te deja, de verdad.

- Bueno, ya discúlpame, no quería ofenderte, me perdonas??

- Ser, no sabes ni lo que estás diciendo. Llegas todo enojado, discutiendo, que dónde dejé el coche, que si ya había hecho de comer… y yo??? Yo qué Sergio??? Pensaste en mi??? No, claro, eso no te preocupa, verdad???



Y eso es tooooooooooooooooooooodoooos los días!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

la Incertidumbre es una certeza

Yo no puedo vivir con la incertidumbre de no tenerte o tenerte también. No puedo con la idea de la negación tajante ni con la idea de la posibilidad eterna. No puedo contigo ni sin ti puedo. No puedo tenerte en imaginación ni en persona saberte posibilidad.
No puedo conmigo en soledad de ti, ni contigo puedo en sueños de ti. Solo puedo tener la certidumbre de lo incierto, la certidumbre de que te adoro como a noche estrellada y como cielo rojo en el campo.
Solo puedo tener la certidumbre de ti en sueños y en posibilidad mágica y real, solo puedo tener certidumbre de tu boca y de tus ojos que me gritan a voces que te bese, que te abrace, que me vuelva uno contigo y en ti.
Solo puedo tenerte vaga y difusa porque mis ojos son vagos y miran difuso, solo puedo tenerte verde porque mis ojos miran verde. Solo puedo tener la certeza de que me haces falta y de que soy feliz de escuchar tus reclamos, de escuchar tus abrazos y de escuchar tus miradas.
Certeza, incertidumbres, negaciones e imaginaciones; recuerdos y anhelos, viento en el rostro que al rozar grita y besa. Fuegos de leña alegre que atestigua sudores y amores.
Lugares llenos de horas de gritos y luces, cervezas y vinos mudos que abolen la soledad, fríos de colores y soles que pintan de rojo y de ardores gozosos.
Certezas. Esas son mis certezas, certezas que hablan de futuros producto del presente, futuro proyectado camuflado del pasado.
Certezas de mi amor y de mi fe en tu voz que me acaricia y me arropa, de tu voz que me desgarra y destroza generando miles de partículas que te envuelven en besos y en colores. Te quiero y esa es mi certeza. No, te amo, esa es mi certeza…

El ser consciente.


La conciencia es un acto de inteligencia, es un acto de sensibilidad y de percepción que va más allá de lo físico. La consciencia tiene que ver con la manera de percibir el mundo y la interacción que tenemos en él, de tal manera que nuestra consciencia o el nivel de consciencia, depende de nuestras relaciones contextuales, de nuestros referentes ontológicos y de nuestras perspectivas. Por supuesto que entre mayor sea el nivel de información que se posea del mundo, mayor será el nivel de consciencia, sin considerar como protagonista el nivel de instrucción formal, ya que la educación académica no provee a la conciencia de materia suficiente para crearla, sino para saber utilizarla. ¿A qué me refiero? Es simple darnos cuenta de que somos seres sociales y que dependemos de nuestros aprendizajes para poder convivir en grupos, por ello es que buscamos el arraigo en diversos ámbitos de relaciones interpersonales, y que vayan de acuerdo a lo que hemos absorbido de nuestro entorno; primero sin nociones o razones que argumenten de manera consciente los motivos de dichas decisiones, posteriormente a este proceso, se encuentra un filtro intelectual motivado principalmente por los efectos de las experiencias, de ahí que la elección “consciente” está matizada por una larga historia de experiencias familiares e interpersonales en general.

Suele utilizarse al entorno físico como un símbolo de integración social lleno de signos representativos de su cultura, así que los satisfactores psicológicos dependen de los satisfactores físicos encontrados y cómo se han relacionado con el individuo. La consciencia, como tal estará pigmentada del entorno cultural, del entorno físico y de los satisfactores inmediatos. El SER consciente significa conocer plenamente ese entorno y los efectos producidos en el individuo mismo, así como los efectos provocado por el individuo en el entorno; o sea que la consciencia implica el poderse dar cuenta de cómo somos, por qué somos y qué hacemos en nuestro entorno. La consciencia no cuestiona a la inteligencia, sino que la integra como un vehículo trascendental de incorporación funcional a la realidad y cultura. La educación académica sí cuestiona a la consciencia, pues supone que ésta depende del nivel de instrucción, sin embargo, sabemos que en la escuela no se enseña a vivir, por lo tanto, en la escuela no se adquiere consciencia, si no es a través de las experiencias de vida.

Ser consciente de sí mismo es más complicado que ser consciente del entorno, porque el entorno no ha dependido de mí, de tal manera que puedo adaptarme más fácilmente a lo que no es producto de mis actos porque no requiere de un esfuerzo intelectual de encodificación (creación propia), si no solo de decodificación (aprendida).

La consciencia crea y la consciencia destruye. La consciencia y la inconsciencia son dualidad. Son génesis y apocalipsis del hombre mismo y de la emancipación espiritual anhelada; así, puedo afirmar que la consciencia es gozo y la inconsciencia es simple reflejo.

Basado en:
 Frederich Nietzche. Mala conciencia y [auto] destructividad humana.
Sigmund Freud. Psicopatología de la vida cotidiana. -las razones de los olvidos mentales, la causa de las equivocaciones en la conversación o en la escritura, los actos fallidos, las supersticiones-.

Lloro

 Lloro por la lluvia que al mojarlo todo, moja también mis emociones. Lloro por la ausencia de ti, por la ausencia de lo que antes fue, lloro por la añoranza del pasado, lloro por la ausencia de ti, por la falta de admiración lloro, lloro por la intolerancia, por los juicios lloro; lloro por llorar. Lloro por miedos y por valentías lloro. Lloro por justicia, lloro por la injusticia, lloro por amor y por desamor es que lloro. Lloro, simplemente lloro, lo lloro todo. Lloro tu fotografía y lloro tu voz, lloro tu recuerdo y tus obsequios lloro. Lloro por ti, por tu beso, lloro por tu boca ausente y por tu voz presente. Lloro por cobarde y por valentía es que lloro. Lloro y no sé más que llorar, lloro y derramo lástimas y ánimos, lloro y mi llanto llora en sí mismo. Llora mi boca tu beso vacío de palabras, llora mi lengua tu piel de ausencias. Lloro yo y llora cada parte de mi, lloro y lloraré siempre, porque siempre es que existirás y lloro por eso. Lloro con fe y con alegría lloro; lloro con dolor y con placer es que lloro. Lloro lluvias y lloro llantos, lloro luces y sombras lloro, lloro tiempos y presencias, lloro ausencias y vacíos lloro, pero lloro, lloro siempre, lloro triste, lloro solo. Y me alegro de llorar, lloro de alegría de tener llanto y de mi ausencia lloro. Lloro lluvia y mis emociones mojan con llanto. Lloro, pero lloro bien.

Ignorancia

¿Hacia dónde vamos con tanto amor y con tantos sueños? ¿Qué esperamos obtener de cada beso y cada pensamiento? ¿Que hacen en nuestras almas cada lágrima y cada grito? ¿Qué esperamos obtener de Dios hablando a través de nuestros cuerpos? ¿Qué nos falta? ¿A dónde pretendemos llegar? ¿Deseamos algo o no lo sabemos aún? ¿Tenemos esperanzas reales o solo sueños y viajes imaginarios acerca de lo que nos gustaría? ¿Necesitamos tiempo aún? ¿O es por el tiempo que nos somete, la razón de nuestro suplicio? ¿Nos suplicamos por desesperación, por ignorancia o por soledad?

¿Por qué se callan las palabras?

La voz es el vehículo humano que utilizan las palabras para transitar en viajes preciosos de nubes retóricas y océanos denotados, por desiertos confusos y por infiernos necios. La voz es la utilización de las palabras materializadas en sonidos y en contextos. De tal manera la voz, lo que uno dice está envuelto en matices de cultura, en matices de contexto, en matices de intenciones y en matices del pensamiento.

Cuando la cultura se encuentra mutilada, se vuelve obvio que habrá rasgos inconclusos que deberán ser construidos arbitrariamente y desde las posibilidades intelectuales de quien lleve a cabo dicha práctica. Y si los contextos se tornan ajenos entre quien emite y quien recibe, ocurre el mismo fenómeno de parcialización no solo de los signos ocupados, sino también de los referentes y de los contenidos globales, limitándose la comunicación a un simple diálogo vacío de simbolismos importantes y lleno de vacío de ausencias semánticas emancipadoras.

La función de intencionalidad se encuentra envuelta en las funciones del discurso y de su estructuración, haciéndole provechoso para el individuo en tanto constructor de realidades, de pensamientos o de ideas; mientras que de la misma manera, puede ser simplemente paliativo de sensación de bienestar al no existir compromisos mutuos en el intercambio de signos, por ejemplo en una charla informal con un taxista acerca del calor o del tráfico de la ciudad.

Cuando las intenciones buscan algo importante y rechazan la futilidad, banalidad y superficialidad, el pensamiento humano dota a la voz con un discurso estructurado capaz de llevar en sí a la verdad, al contexto y al rasgo cultural propio, siempre que el receptor conoce previamente los fundamentos o estructuras culturales, psicológicas y contextuales del emisor; de lo contrario, el discurso se reduce a frivolidad y será tratado de manera aislada. Por ejemplo, una madre que habla de su hijo como un joven que no obedece y es grosero, puede considerarse desde un punto de vista parcial si se desconoce el origen de la problemática y el trato que se le ha dado anteriormente.

El último rasgo que envuelve a la voz es el del pensamiento, y menciono que es el último rasgo porque el pensamiento está manipulado por los elementos anteriores, el pensamiento es resultado de la combinación de la cultura, de los contextos y de las intenciones tanto de quien suele emitir, como de quien suele recibir. Aquí la inteligencia (asunto ajeno al pensamiento para los fines de este trabajo) no es juzgada, simplemente es subordinada y tratada en su justo término, que sin duda refiere a necesidades de la imaginación concretas y simples, como puede ser la relación existente entre emisor y receptor por ejemplo, la relación entre un médico y su paciente o entre hermanos, incluso el funcionamiento es distinto entre relaciones de noviazgo o matrimonios. Lo que pensamos al emitir una voz, no depende de la inteligencia que tengamos, pero sí depende de las experiencias previas y de lo que nos pueda unir con nuestro interlocutor.

Las palabras suelen callar siempre por decisión propia. Las palabras no son calladas a menos que se asesine. Las palabras no callan, porque son entes vivos y como tales, pueden cansarse de luchar y luchar, pueden cansarse de seguir siendo, quizá porque llegan a los sordos de corazón, o porque llegan a manos que se sienten amenazadas y destruyen en consecuencia. Pero las palabras no callan, solamente bajan la voz y se dispersan lentamente, muy despacito para resultar efectivas en donde no haya sordera ni haya estupidez.

Las palabras no callan, porque callaría el espíritu y el espíritu ni calla, ni muere, ni se traiciona a sí mismo.

Sabiduría Semiótica

¿¿¿Semiótica, y eso ke es???

Signa a tu madre, ¿es una grosería? No, solo una petición de bautizo

La mamá signo, a su hijo signo: No me contextes que soy tu madre

Cuando quieras amarme, ya estaré en un contexto diferente, así que te signas!!!

¡Ash, deja de estarme signando!

Los signos del zodiaco: + para sumar, - para restar, x para multiplicar siempre y cuando eso lo usa Acuario, Tauro, o Leo...


Quisiera ser un microbito... yiaaaak, qué mala rola!!! Eso es SEMIOFOBIA!

Semilogía a la Juanga através del signo de igual: Te pareces tanto a mi, que que no puedes engañarme...

Tu metalenguaje es una apología semántica propia de la paradigmática relación catártica que acostumbras usar para hacerme creer que eres muy chingón.

Me preguntó el profe y por no contextar correctamente, me signó...

La semiótica y la histérica, causan el mismo efecto: repulsión

La metalinguística es a donde quieren llegar las lenguas en una carrera

Aaaaatención, Re-ferente, marchen!!


¿No que no me amabas? ¿y qué signados haces aquí???


Le dije a mi diccionario: Significas mucho para mi.


El papel de un diseñador en la industria

Todas las empresas tienen necesidades de comunicación en cualquier nivel, desde simplemente a nivel interno en cuanto a su papelería cotidiana (hojas membretadas, recibos, ordenes de pedido, facturas, y muchas otras formas impresas) que sin duda, requieren de un diseño adecuado que de identidad a la empresa y por supuesto que esto se reflejará en la sensación de arraigo y por supuesto, en la identidad de los colaboradores de la empresa.

Recientemente, platicando con un director de área, observé un conflicto y me di cuenta que es un problema sustancial muy común en las empresas. Este problema se llama “personalización”, “estilo”, “sello propio” o incluso, “celo profesional”.

El problema de la personalización o el sello propio, radica en que los dirigentes se sienten libres de hacer las cosas a su propio estilo, con su toque personal, de tal manera que haciendo una analogía con los trabajos escolares, un alumno que desea hacer “ver bien” a su trabajo, le pone stickers, folders de colores, o hasta diamantina y piedritas de colores, creyendo que esto mejora y caracteriza a su trabajo. En este mismo rubro, puedo incluir a aquellos que hacen sus trabajos escritos con escasos conocimientos de los procesadores de texto y no se preocupa por los márgenes, cornisas, pies de página, folios, sangrías, interlineados, tipografías o inclusión de imágenes. En el caso de una empresa, que es el tema que nos interesa (y desde el cual puede establecerse el lineamiento para ser ocupado por un docente en sus clases) esto no puede ser posible. Permitir que cada persona haga con el recurso que será impreso (aún un memorándum) lo que considere adecuado, es una aberración funcional y atenta drásticamente con la idea de identidad e imagen corporativa.

Aunque una empresa carezca de un programa formal de identidad, debe buscarse la homogeneidad en la presentación de los recursos impresos evitando así lo que ya es frecuente : que sea el impresor quien decide cómo serán las tarjetas de presentación, las facturas o los flyers y si el impresor es otro, las impresiones serán distintas. De la misma manera, si un director de área es relevado por otra persona, este último hará las cosas a su propio estilo en medida que la empresa lo permita. No imagino a un McDonalds adornado con tiras de popotes y papel picado porque se encuentre en provincia y el gerente decida que así “se ve bien” o preparando las hamburguesas a su propio estilo porque él dice que así saben mejor. O tampoco imagino a un escritor diciéndole a su editor cómo quiere que sea la retícula, la caja de texto, la tipografía y su puntaje, el tipo de papel, el sistema de impresión o el sistema de empastado. En este ejemplo, el escritor puede y quizá debe participar en el diseño, pero no decide las cuestiones elementales de diseño. Para eso está el experto en diseño editorial.

¿Por qué existen entonces los protocolos y los formatos para cartas o memorándums? Entonces no sería necesario que la secretaria fuera a una escuela y confiemos plenamente en que ella encontrará la mejor manera de realizar sus escritos, porque además así se siente más cómoda y libre.

Es indudable que una empresa seria y directores, jefes, coordinadores y ejecutivos verdaderamente profesionales, confíen en la utilidad, en los beneficios, en las ventajas y en el poder aglutinador de ideologías empresariales que tiene un programa de identidad corporativa o la participación de profesionales en diseño para cosas que tienen que ver con diseño: desde un manual de uso interno hasta una presentación ejecutiva o una campaña de comunicación pública. Un profesional en diseño garantiza la funcionalidad y los valores estéticos adecuados, así como la estandarización de la imagen de la empresa. Pensar en el estilo propio de un sujeto para realizar por ejemplo un texto (del tipo que sea) en una empresa, es un error y sin duda habla de la falta de profesionalización y visión correcta de las necesidades de identidad de una empresa.

soy de mis hijos

Qué difícil es vivir en esta tormenta de tiempos, de actividades, tormenta de personas y de necedades. Es difícil que esta guerra de sobrevivir se gane con autocompasión. Sin embargo, yo creo que esta lucha diaria está inspirada y aderezada y se encuentra perfumada por los amores, por esos amores lindos y sonrientes, por esos amores cariñosos y egoístas que me besan y me abrazan y que me llenan de colores sonrientes. Esos amores míos que he construido con pasos firmes y con pasos preocupados por la felicidad, por la tranquilidad, por el desarrollo de consciencias alegres y constructoras. Esos amores míos que son de ustedes, mi Toto y mi Rena, esos amores míos que ustedes han comprado de mi, arrancado de mi y restaurado en mi. Saben que los amo, que no tengo nada más seguro en mi vida que el cariño que ustedes me dan con amores de sabores y amores de colores. Soy feliz por ustedes y por ustedes es que vivo, soy feliz con su abrazo y sin su abrazo muero, soy feliz cerca de ustedes y lejos soy huérfano. Son mis hijos y soy de ustedes, mis creadores.


Sergio Guillén

13 de mayo de 2011

sin noche

Si la noche no acabara, si la noche no hubiese terminado para darle paso a la madrugada, no podría haberte extrañado tanto, ni podría haberte soñado, podría haberme quedado enredado en ti siempre, disfrutándote más y más a cada beso, a cada mirada, a cada sonrisa, a cada palabra.


¿Podrás quererme aún más? ¿Podrás tenerme otro poco? ¿Podrás asirme firmemente? Porque yo quiero quererte aún más, quiero tenerte otro poco, quiero asirme a ti, afianzarme y apegarme a ti, olerte hasta que termines en mí.

Inexplicable soñarte

Enardecido por tu irrealidad,

podría estar de otra manera???
pues pensar en ti y soñar contigo
desear tus ojos e imaginar tu voz
me hacen arder y congelarme
porque pensarte y quererte
es soñarte , es peligro latente de perderte
despertar y no verte
y entonces desear olvidarte
y arrancarme del cielo tu recuerdo maldito
que me hace desear soñar siempre,
dormir siempre para estar contigo siempre
y siempre amarte.

Tenerte cerca y tenerte siempre
tenerte sola y tenerte siempre
tenerte, quererte y perderte siempre.

Sin embargo, no existe placer más grande
que tu boca que suspira melodías de amores
ni placer más intenso que tu mirada
enviándome amores;
ni sueños tan puros y vivos como tu esencia
ni esencias tan solas de amores solitarios:
eres todo, eres siempre, eres vinos y eres humos
eres tú mi sangre
que recorre en torrentes mis viajes de amores
que dirigen al corazón.

Puedes quererme como yo??
puedes odiarme como yo??
pues así es que yo te quiero
y te odio en igual proporción
con equilibrio y con dolor
con excesos de cuidados y miedos
con excesos de cuidados y temores
con excesos de silencios y de amores.

Si, esto es sólo un sueño inexplicable.

Una historia chiquita

Hola, ¿sabes? Tengo ganas de contarte una historia chiquita, una historia tan chiquita como tu boquita. Esta historia chiquita habla acerca de la luz y de las nubes. ¡Recuerdas que te dije que eras nube? Pues es porque te pareces a la nube de esta historia chiquita, porque además, era una nube chiquita.


La historia comienza así:

-“…las nubes no son chiquitas, ¡cómo se te ocurre!, ¿cuándo has visto una nube chiquita? Las nubes que miras en el cielo, las más pequeñas, tienen varios metros de largo, así que las nubes chiquitas no existen. ¡Imagínate! ¿Qué tal si pasa un pájaro volando aunque sea despacito? La desbarata, ¿no? Por eso no pueden existir las nubes chiquitas.

-Pues dirás cosas muy interesantes, pero yo sé que sí hay nubes chiquitas. Es más, ¡yo tengo una nube chiquita en mi corazón!

-¿Pero cómo? ¿Estás enfermo? ¿Qué te pasa? ¡Dime, por favor!

-¡Jajaja! no, para nada, al contrario, si existiera alguna enfermedad relacionada con eso, tendría que llamarse cariño, amor… o simplemente “nubitis”, que es como tener una nube acariciando el corazón.

-¡Idiota!

-No, se siente bien, de verdad, mira: Imagínate una nube. ¿Ya? Ahora imagina cómo se sentiría. Siente su textura, siente su aroma… ahora, imagínala dentro de tu pecho, debajo de tu piel. Acaricia, ¿No?.

-¡Cálmate wey!, ya no te metas esas madres.

-Y las nubes pues están en el cielo, son agua, son vida, son promesa, son esperanza. Aunque haya nubes muy grandes y muy bajas, pues tenemos la esperanza de que salga el sol, así valoramos lo que existe en la luz, la importancia del calorcito y los roces del airecito que pasa por nuestras cabezas. Las nubes son majestuosas y brillan con la luz dando sombras ricas y hasta forman figuritas en el cielo.

-Qué chido, ojalá yo encontrara una nube.

-Sí, ojalá hubiera millones de “nubes como ella” que alegraran el mundo, que arreglaran el mundo, que iluminaran y llenaran con sonrisitas a todo lo que existe. El universo sería de colorcitos en lugar de negro. Pero únicamente existe una y es maravillosa, y no tengo duda de que me quiere mucho

-¡Cabrón, qué afortunado!

-No, no es suerte. Es amor.