Catársis previa

Grandes ojos que cuestionan y labios anchos que antojan. Negro cabello que enmarca una faz de seriedad y travesuras.



Roca clavada en tierra fértil de hierba y de cactos; roca aromática de obsidiana y plata que mira complacida a la lluvia y al sol.


Eres tierra y ojos eternos, miradas y labios serios, eres cabello y palabras sacras, eres tiempo perdido en sueños y encontrado en miradas.

A mis alumnos Plantel Norte

"Yo siempre quise tener
excelentes alumnos
y me esforcé en ello

hasta lograrlo." 
Sergio Guillén 
Yo no tengo dudas de que ustedes son, han sido y serán una parte muy, muy importante en mi vida. Tanto en mi vida profesional, como en mi vida personal. Con ustedes, mi vida atravesó por muchos caminos distintos: desde la paz, la abundancia, el crecimiento y el aprendizaje, hasta la desesperación, las injusticias, los errores, los baches y la búsqueda por ser mejor. Yo, no tengo dudas de ustedes, sé y estoy convencido de ello, que ustedes son futuro, son promesa, son esperanzas… otros, ya son realidad pero con la humildad del querer hacer y del querer ser. Yo, no tengo dudas de que ustedes han marcado mi camino, mi destino y mi presente, de que ustedes han sido tan especiales para mi, como mi familia misma, como mis amigos más cercanos, como mis hijos a quienes respeto y que me respetan casi siempre. Yo no tengo dudas de ustedes ni de lo que he sembrado ahí, en sus manos, en sus ojos y en sus corazones. He procurado darles lo mejor que he podido, lo mejor que sé y la dignidad y esperanza emancipadora de un futuro de convicción y de valor, de entregarles como estafeta el ímpetu de encarar al mundo y dominarlo….

Así, mis queridos alumnos, yo, no tengo dudas de ustedes y no las tendré, porque han demostrado madurez e inmadurez, alegrías y enojos, verdades y mentiras, risas y llantos, porque han demostrado ser humanos comprometidos, personas alegres y leales… personas dignas de ser amadas.


Me voy con ustedes y su recuerdo, con sus imágenes, con el aprendizaje que hice por ustedes, me voy con alegría, me voy con dignidad, me voy, pero me voy conforme de haber trascendido, de haber sido odiado, admirado y hasta necesitado. Me voy con ustedes a cuestas, con sus voces y con sus gestos, me voy recordándoles que siempre, siempre y en cualquier lugar, en cualquier empresa realizada, siempre habrá un payaso amenazante, siempre tendrán la amenaza certera de que cuando las cosas no se hacen con nobleza ni con lealtad, nunca, nunca resultarán. ¿Que se los carga el payaso? Sólo si se dejan.

De verdad, los quiero mucho.

Agosto 2011


 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sueño de una noche de verano y de otoño y de todos los días

- Lálalala… amooooor!!! Hola, ya llegaste??? Amoooor.

- Si, aquí estoy, no viste el coche??

- Ups, no, por eso pregunté

- Haaaay ya ves?? Todo tú, tú, y siempre tú. Cuándo vas a dejar de ser así, o sea, no piensas que también existimos otros a tu alrededor?? Ya me cansé, ya estoy haaaarrrrrte de tener que darte gusto siempre en todo, o sea, si no estacioné el auto donde tú lo veas, ya, es porque no te quiero o porque traigo algo en tu contra… Sergio, yo no te doy problemas, nuuuuunca te doy problemas y tú solamente piensas en ti.

- Oye cálmate, qué te pasa?

- Cómo cálmate?? Si no estoy haciendo nada? Ahora ya dices que me pongo bien loca… no, ser, de verdad que así no.

- Qué pasa??’ estás bien??? Solo quería saber si habías llegado, si no, para hacer algo de comer. Pero ya, bueno, ya llegaste. Ya comiste?? O vamos por algo???

- Oye ser, y además quieres que haga de comer? Oye, si también tengo un buen de trabajo, la ofi es una pinche locura, la Fabiola es bien pendeja y la otra tarada, me haaaarrrrta con su pasividad. Y el Lic Martín, todo así, todo mensito…

- Pues relax, ya,olvídate del trabajo un rato, va??? Ándale, te invito una hamburguesa.

- Hay no, una hamburguesa no, si ya tengo que ir al nutriólogo, mira, desde que regresé de Buenos Aires, he subido como 8 kilos, no inventes.

- Mhhh, bueno, vamos por otra cosa.

- O si quieres voy yo sola, tú descansa, quédate aquí, haz de venir super cansado, vienes desde Santa Fe y has de venir harto, verdad cosa??

- No, ando chido. Ya sabes ke dar clases me relaja. Vamos juntos cosa.

- Oye, ya te puedo saludar???

- Sipi… pero ya ves cómo te pones?? Y hasta ni saludas.

- Haaaay, haaaaay ya vas a empezar… no, no, no… no kiero hablar de esto, mejor voy yo sola, así respiro y me relajo y ya. Te traigo algo???

- Mhhh, bueno, si, traeme una crepa de cajeta, vale??

- Oye, es verdad lo ke estás diciendo??? Vas dejar que vaya yo sola???

- Bueno, cosa, vamos, ándale. O voy yo.

- Ser, ya ves cómo te cuesta trabajo disculparte??? Tanto ego no te deja, de verdad.

- Bueno, ya discúlpame, no quería ofenderte, me perdonas??

- Ser, no sabes ni lo que estás diciendo. Llegas todo enojado, discutiendo, que dónde dejé el coche, que si ya había hecho de comer… y yo??? Yo qué Sergio??? Pensaste en mi??? No, claro, eso no te preocupa, verdad???



Y eso es tooooooooooooooooooooodoooos los días!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

la Incertidumbre es una certeza

Yo no puedo vivir con la incertidumbre de no tenerte o tenerte también. No puedo con la idea de la negación tajante ni con la idea de la posibilidad eterna. No puedo contigo ni sin ti puedo. No puedo tenerte en imaginación ni en persona saberte posibilidad.
No puedo conmigo en soledad de ti, ni contigo puedo en sueños de ti. Solo puedo tener la certidumbre de lo incierto, la certidumbre de que te adoro como a noche estrellada y como cielo rojo en el campo.
Solo puedo tener la certidumbre de ti en sueños y en posibilidad mágica y real, solo puedo tener certidumbre de tu boca y de tus ojos que me gritan a voces que te bese, que te abrace, que me vuelva uno contigo y en ti.
Solo puedo tenerte vaga y difusa porque mis ojos son vagos y miran difuso, solo puedo tenerte verde porque mis ojos miran verde. Solo puedo tener la certeza de que me haces falta y de que soy feliz de escuchar tus reclamos, de escuchar tus abrazos y de escuchar tus miradas.
Certeza, incertidumbres, negaciones e imaginaciones; recuerdos y anhelos, viento en el rostro que al rozar grita y besa. Fuegos de leña alegre que atestigua sudores y amores.
Lugares llenos de horas de gritos y luces, cervezas y vinos mudos que abolen la soledad, fríos de colores y soles que pintan de rojo y de ardores gozosos.
Certezas. Esas son mis certezas, certezas que hablan de futuros producto del presente, futuro proyectado camuflado del pasado.
Certezas de mi amor y de mi fe en tu voz que me acaricia y me arropa, de tu voz que me desgarra y destroza generando miles de partículas que te envuelven en besos y en colores. Te quiero y esa es mi certeza. No, te amo, esa es mi certeza…

El ser consciente.


La conciencia es un acto de inteligencia, es un acto de sensibilidad y de percepción que va más allá de lo físico. La consciencia tiene que ver con la manera de percibir el mundo y la interacción que tenemos en él, de tal manera que nuestra consciencia o el nivel de consciencia, depende de nuestras relaciones contextuales, de nuestros referentes ontológicos y de nuestras perspectivas. Por supuesto que entre mayor sea el nivel de información que se posea del mundo, mayor será el nivel de consciencia, sin considerar como protagonista el nivel de instrucción formal, ya que la educación académica no provee a la conciencia de materia suficiente para crearla, sino para saber utilizarla. ¿A qué me refiero? Es simple darnos cuenta de que somos seres sociales y que dependemos de nuestros aprendizajes para poder convivir en grupos, por ello es que buscamos el arraigo en diversos ámbitos de relaciones interpersonales, y que vayan de acuerdo a lo que hemos absorbido de nuestro entorno; primero sin nociones o razones que argumenten de manera consciente los motivos de dichas decisiones, posteriormente a este proceso, se encuentra un filtro intelectual motivado principalmente por los efectos de las experiencias, de ahí que la elección “consciente” está matizada por una larga historia de experiencias familiares e interpersonales en general.

Suele utilizarse al entorno físico como un símbolo de integración social lleno de signos representativos de su cultura, así que los satisfactores psicológicos dependen de los satisfactores físicos encontrados y cómo se han relacionado con el individuo. La consciencia, como tal estará pigmentada del entorno cultural, del entorno físico y de los satisfactores inmediatos. El SER consciente significa conocer plenamente ese entorno y los efectos producidos en el individuo mismo, así como los efectos provocado por el individuo en el entorno; o sea que la consciencia implica el poderse dar cuenta de cómo somos, por qué somos y qué hacemos en nuestro entorno. La consciencia no cuestiona a la inteligencia, sino que la integra como un vehículo trascendental de incorporación funcional a la realidad y cultura. La educación académica sí cuestiona a la consciencia, pues supone que ésta depende del nivel de instrucción, sin embargo, sabemos que en la escuela no se enseña a vivir, por lo tanto, en la escuela no se adquiere consciencia, si no es a través de las experiencias de vida.

Ser consciente de sí mismo es más complicado que ser consciente del entorno, porque el entorno no ha dependido de mí, de tal manera que puedo adaptarme más fácilmente a lo que no es producto de mis actos porque no requiere de un esfuerzo intelectual de encodificación (creación propia), si no solo de decodificación (aprendida).

La consciencia crea y la consciencia destruye. La consciencia y la inconsciencia son dualidad. Son génesis y apocalipsis del hombre mismo y de la emancipación espiritual anhelada; así, puedo afirmar que la consciencia es gozo y la inconsciencia es simple reflejo.

Basado en:
 Frederich Nietzche. Mala conciencia y [auto] destructividad humana.
Sigmund Freud. Psicopatología de la vida cotidiana. -las razones de los olvidos mentales, la causa de las equivocaciones en la conversación o en la escritura, los actos fallidos, las supersticiones-.

Lloro

 Lloro por la lluvia que al mojarlo todo, moja también mis emociones. Lloro por la ausencia de ti, por la ausencia de lo que antes fue, lloro por la añoranza del pasado, lloro por la ausencia de ti, por la falta de admiración lloro, lloro por la intolerancia, por los juicios lloro; lloro por llorar. Lloro por miedos y por valentías lloro. Lloro por justicia, lloro por la injusticia, lloro por amor y por desamor es que lloro. Lloro, simplemente lloro, lo lloro todo. Lloro tu fotografía y lloro tu voz, lloro tu recuerdo y tus obsequios lloro. Lloro por ti, por tu beso, lloro por tu boca ausente y por tu voz presente. Lloro por cobarde y por valentía es que lloro. Lloro y no sé más que llorar, lloro y derramo lástimas y ánimos, lloro y mi llanto llora en sí mismo. Llora mi boca tu beso vacío de palabras, llora mi lengua tu piel de ausencias. Lloro yo y llora cada parte de mi, lloro y lloraré siempre, porque siempre es que existirás y lloro por eso. Lloro con fe y con alegría lloro; lloro con dolor y con placer es que lloro. Lloro lluvias y lloro llantos, lloro luces y sombras lloro, lloro tiempos y presencias, lloro ausencias y vacíos lloro, pero lloro, lloro siempre, lloro triste, lloro solo. Y me alegro de llorar, lloro de alegría de tener llanto y de mi ausencia lloro. Lloro lluvia y mis emociones mojan con llanto. Lloro, pero lloro bien.

Ignorancia

¿Hacia dónde vamos con tanto amor y con tantos sueños? ¿Qué esperamos obtener de cada beso y cada pensamiento? ¿Que hacen en nuestras almas cada lágrima y cada grito? ¿Qué esperamos obtener de Dios hablando a través de nuestros cuerpos? ¿Qué nos falta? ¿A dónde pretendemos llegar? ¿Deseamos algo o no lo sabemos aún? ¿Tenemos esperanzas reales o solo sueños y viajes imaginarios acerca de lo que nos gustaría? ¿Necesitamos tiempo aún? ¿O es por el tiempo que nos somete, la razón de nuestro suplicio? ¿Nos suplicamos por desesperación, por ignorancia o por soledad?

¿Por qué se callan las palabras?

La voz es el vehículo humano que utilizan las palabras para transitar en viajes preciosos de nubes retóricas y océanos denotados, por desiertos confusos y por infiernos necios. La voz es la utilización de las palabras materializadas en sonidos y en contextos. De tal manera la voz, lo que uno dice está envuelto en matices de cultura, en matices de contexto, en matices de intenciones y en matices del pensamiento.

Cuando la cultura se encuentra mutilada, se vuelve obvio que habrá rasgos inconclusos que deberán ser construidos arbitrariamente y desde las posibilidades intelectuales de quien lleve a cabo dicha práctica. Y si los contextos se tornan ajenos entre quien emite y quien recibe, ocurre el mismo fenómeno de parcialización no solo de los signos ocupados, sino también de los referentes y de los contenidos globales, limitándose la comunicación a un simple diálogo vacío de simbolismos importantes y lleno de vacío de ausencias semánticas emancipadoras.

La función de intencionalidad se encuentra envuelta en las funciones del discurso y de su estructuración, haciéndole provechoso para el individuo en tanto constructor de realidades, de pensamientos o de ideas; mientras que de la misma manera, puede ser simplemente paliativo de sensación de bienestar al no existir compromisos mutuos en el intercambio de signos, por ejemplo en una charla informal con un taxista acerca del calor o del tráfico de la ciudad.

Cuando las intenciones buscan algo importante y rechazan la futilidad, banalidad y superficialidad, el pensamiento humano dota a la voz con un discurso estructurado capaz de llevar en sí a la verdad, al contexto y al rasgo cultural propio, siempre que el receptor conoce previamente los fundamentos o estructuras culturales, psicológicas y contextuales del emisor; de lo contrario, el discurso se reduce a frivolidad y será tratado de manera aislada. Por ejemplo, una madre que habla de su hijo como un joven que no obedece y es grosero, puede considerarse desde un punto de vista parcial si se desconoce el origen de la problemática y el trato que se le ha dado anteriormente.

El último rasgo que envuelve a la voz es el del pensamiento, y menciono que es el último rasgo porque el pensamiento está manipulado por los elementos anteriores, el pensamiento es resultado de la combinación de la cultura, de los contextos y de las intenciones tanto de quien suele emitir, como de quien suele recibir. Aquí la inteligencia (asunto ajeno al pensamiento para los fines de este trabajo) no es juzgada, simplemente es subordinada y tratada en su justo término, que sin duda refiere a necesidades de la imaginación concretas y simples, como puede ser la relación existente entre emisor y receptor por ejemplo, la relación entre un médico y su paciente o entre hermanos, incluso el funcionamiento es distinto entre relaciones de noviazgo o matrimonios. Lo que pensamos al emitir una voz, no depende de la inteligencia que tengamos, pero sí depende de las experiencias previas y de lo que nos pueda unir con nuestro interlocutor.

Las palabras suelen callar siempre por decisión propia. Las palabras no son calladas a menos que se asesine. Las palabras no callan, porque son entes vivos y como tales, pueden cansarse de luchar y luchar, pueden cansarse de seguir siendo, quizá porque llegan a los sordos de corazón, o porque llegan a manos que se sienten amenazadas y destruyen en consecuencia. Pero las palabras no callan, solamente bajan la voz y se dispersan lentamente, muy despacito para resultar efectivas en donde no haya sordera ni haya estupidez.

Las palabras no callan, porque callaría el espíritu y el espíritu ni calla, ni muere, ni se traiciona a sí mismo.

Sabiduría Semiótica

¿¿¿Semiótica, y eso ke es???

Signa a tu madre, ¿es una grosería? No, solo una petición de bautizo

La mamá signo, a su hijo signo: No me contextes que soy tu madre

Cuando quieras amarme, ya estaré en un contexto diferente, así que te signas!!!

¡Ash, deja de estarme signando!

Los signos del zodiaco: + para sumar, - para restar, x para multiplicar siempre y cuando eso lo usa Acuario, Tauro, o Leo...


Quisiera ser un microbito... yiaaaak, qué mala rola!!! Eso es SEMIOFOBIA!

Semilogía a la Juanga através del signo de igual: Te pareces tanto a mi, que que no puedes engañarme...

Tu metalenguaje es una apología semántica propia de la paradigmática relación catártica que acostumbras usar para hacerme creer que eres muy chingón.

Me preguntó el profe y por no contextar correctamente, me signó...

La semiótica y la histérica, causan el mismo efecto: repulsión

La metalinguística es a donde quieren llegar las lenguas en una carrera

Aaaaatención, Re-ferente, marchen!!


¿No que no me amabas? ¿y qué signados haces aquí???


Le dije a mi diccionario: Significas mucho para mi.


El papel de un diseñador en la industria

Todas las empresas tienen necesidades de comunicación en cualquier nivel, desde simplemente a nivel interno en cuanto a su papelería cotidiana (hojas membretadas, recibos, ordenes de pedido, facturas, y muchas otras formas impresas) que sin duda, requieren de un diseño adecuado que de identidad a la empresa y por supuesto que esto se reflejará en la sensación de arraigo y por supuesto, en la identidad de los colaboradores de la empresa.

Recientemente, platicando con un director de área, observé un conflicto y me di cuenta que es un problema sustancial muy común en las empresas. Este problema se llama “personalización”, “estilo”, “sello propio” o incluso, “celo profesional”.

El problema de la personalización o el sello propio, radica en que los dirigentes se sienten libres de hacer las cosas a su propio estilo, con su toque personal, de tal manera que haciendo una analogía con los trabajos escolares, un alumno que desea hacer “ver bien” a su trabajo, le pone stickers, folders de colores, o hasta diamantina y piedritas de colores, creyendo que esto mejora y caracteriza a su trabajo. En este mismo rubro, puedo incluir a aquellos que hacen sus trabajos escritos con escasos conocimientos de los procesadores de texto y no se preocupa por los márgenes, cornisas, pies de página, folios, sangrías, interlineados, tipografías o inclusión de imágenes. En el caso de una empresa, que es el tema que nos interesa (y desde el cual puede establecerse el lineamiento para ser ocupado por un docente en sus clases) esto no puede ser posible. Permitir que cada persona haga con el recurso que será impreso (aún un memorándum) lo que considere adecuado, es una aberración funcional y atenta drásticamente con la idea de identidad e imagen corporativa.

Aunque una empresa carezca de un programa formal de identidad, debe buscarse la homogeneidad en la presentación de los recursos impresos evitando así lo que ya es frecuente : que sea el impresor quien decide cómo serán las tarjetas de presentación, las facturas o los flyers y si el impresor es otro, las impresiones serán distintas. De la misma manera, si un director de área es relevado por otra persona, este último hará las cosas a su propio estilo en medida que la empresa lo permita. No imagino a un McDonalds adornado con tiras de popotes y papel picado porque se encuentre en provincia y el gerente decida que así “se ve bien” o preparando las hamburguesas a su propio estilo porque él dice que así saben mejor. O tampoco imagino a un escritor diciéndole a su editor cómo quiere que sea la retícula, la caja de texto, la tipografía y su puntaje, el tipo de papel, el sistema de impresión o el sistema de empastado. En este ejemplo, el escritor puede y quizá debe participar en el diseño, pero no decide las cuestiones elementales de diseño. Para eso está el experto en diseño editorial.

¿Por qué existen entonces los protocolos y los formatos para cartas o memorándums? Entonces no sería necesario que la secretaria fuera a una escuela y confiemos plenamente en que ella encontrará la mejor manera de realizar sus escritos, porque además así se siente más cómoda y libre.

Es indudable que una empresa seria y directores, jefes, coordinadores y ejecutivos verdaderamente profesionales, confíen en la utilidad, en los beneficios, en las ventajas y en el poder aglutinador de ideologías empresariales que tiene un programa de identidad corporativa o la participación de profesionales en diseño para cosas que tienen que ver con diseño: desde un manual de uso interno hasta una presentación ejecutiva o una campaña de comunicación pública. Un profesional en diseño garantiza la funcionalidad y los valores estéticos adecuados, así como la estandarización de la imagen de la empresa. Pensar en el estilo propio de un sujeto para realizar por ejemplo un texto (del tipo que sea) en una empresa, es un error y sin duda habla de la falta de profesionalización y visión correcta de las necesidades de identidad de una empresa.

soy de mis hijos

Qué difícil es vivir en esta tormenta de tiempos, de actividades, tormenta de personas y de necedades. Es difícil que esta guerra de sobrevivir se gane con autocompasión. Sin embargo, yo creo que esta lucha diaria está inspirada y aderezada y se encuentra perfumada por los amores, por esos amores lindos y sonrientes, por esos amores cariñosos y egoístas que me besan y me abrazan y que me llenan de colores sonrientes. Esos amores míos que he construido con pasos firmes y con pasos preocupados por la felicidad, por la tranquilidad, por el desarrollo de consciencias alegres y constructoras. Esos amores míos que son de ustedes, mi Toto y mi Rena, esos amores míos que ustedes han comprado de mi, arrancado de mi y restaurado en mi. Saben que los amo, que no tengo nada más seguro en mi vida que el cariño que ustedes me dan con amores de sabores y amores de colores. Soy feliz por ustedes y por ustedes es que vivo, soy feliz con su abrazo y sin su abrazo muero, soy feliz cerca de ustedes y lejos soy huérfano. Son mis hijos y soy de ustedes, mis creadores.


Sergio Guillén

13 de mayo de 2011

sin noche

Si la noche no acabara, si la noche no hubiese terminado para darle paso a la madrugada, no podría haberte extrañado tanto, ni podría haberte soñado, podría haberme quedado enredado en ti siempre, disfrutándote más y más a cada beso, a cada mirada, a cada sonrisa, a cada palabra.


¿Podrás quererme aún más? ¿Podrás tenerme otro poco? ¿Podrás asirme firmemente? Porque yo quiero quererte aún más, quiero tenerte otro poco, quiero asirme a ti, afianzarme y apegarme a ti, olerte hasta que termines en mí.

Inexplicable soñarte

Enardecido por tu irrealidad,

podría estar de otra manera???
pues pensar en ti y soñar contigo
desear tus ojos e imaginar tu voz
me hacen arder y congelarme
porque pensarte y quererte
es soñarte , es peligro latente de perderte
despertar y no verte
y entonces desear olvidarte
y arrancarme del cielo tu recuerdo maldito
que me hace desear soñar siempre,
dormir siempre para estar contigo siempre
y siempre amarte.

Tenerte cerca y tenerte siempre
tenerte sola y tenerte siempre
tenerte, quererte y perderte siempre.

Sin embargo, no existe placer más grande
que tu boca que suspira melodías de amores
ni placer más intenso que tu mirada
enviándome amores;
ni sueños tan puros y vivos como tu esencia
ni esencias tan solas de amores solitarios:
eres todo, eres siempre, eres vinos y eres humos
eres tú mi sangre
que recorre en torrentes mis viajes de amores
que dirigen al corazón.

Puedes quererme como yo??
puedes odiarme como yo??
pues así es que yo te quiero
y te odio en igual proporción
con equilibrio y con dolor
con excesos de cuidados y miedos
con excesos de cuidados y temores
con excesos de silencios y de amores.

Si, esto es sólo un sueño inexplicable.

Una historia chiquita

Hola, ¿sabes? Tengo ganas de contarte una historia chiquita, una historia tan chiquita como tu boquita. Esta historia chiquita habla acerca de la luz y de las nubes. ¡Recuerdas que te dije que eras nube? Pues es porque te pareces a la nube de esta historia chiquita, porque además, era una nube chiquita.


La historia comienza así:

-“…las nubes no son chiquitas, ¡cómo se te ocurre!, ¿cuándo has visto una nube chiquita? Las nubes que miras en el cielo, las más pequeñas, tienen varios metros de largo, así que las nubes chiquitas no existen. ¡Imagínate! ¿Qué tal si pasa un pájaro volando aunque sea despacito? La desbarata, ¿no? Por eso no pueden existir las nubes chiquitas.

-Pues dirás cosas muy interesantes, pero yo sé que sí hay nubes chiquitas. Es más, ¡yo tengo una nube chiquita en mi corazón!

-¿Pero cómo? ¿Estás enfermo? ¿Qué te pasa? ¡Dime, por favor!

-¡Jajaja! no, para nada, al contrario, si existiera alguna enfermedad relacionada con eso, tendría que llamarse cariño, amor… o simplemente “nubitis”, que es como tener una nube acariciando el corazón.

-¡Idiota!

-No, se siente bien, de verdad, mira: Imagínate una nube. ¿Ya? Ahora imagina cómo se sentiría. Siente su textura, siente su aroma… ahora, imagínala dentro de tu pecho, debajo de tu piel. Acaricia, ¿No?.

-¡Cálmate wey!, ya no te metas esas madres.

-Y las nubes pues están en el cielo, son agua, son vida, son promesa, son esperanza. Aunque haya nubes muy grandes y muy bajas, pues tenemos la esperanza de que salga el sol, así valoramos lo que existe en la luz, la importancia del calorcito y los roces del airecito que pasa por nuestras cabezas. Las nubes son majestuosas y brillan con la luz dando sombras ricas y hasta forman figuritas en el cielo.

-Qué chido, ojalá yo encontrara una nube.

-Sí, ojalá hubiera millones de “nubes como ella” que alegraran el mundo, que arreglaran el mundo, que iluminaran y llenaran con sonrisitas a todo lo que existe. El universo sería de colorcitos en lugar de negro. Pero únicamente existe una y es maravillosa, y no tengo duda de que me quiere mucho

-¡Cabrón, qué afortunado!

-No, no es suerte. Es amor.

¿Porqué soñarte?

Enardecido por tu irrealidad,
podría estar de otra manera???
pues pensar en ti y soñar contigo
desear tus ojos e imaginar tu voz
me hacen arder y congelarme
porque pensarte y quererte
es soñarte , es peligro latente de perderte
despertar y no verte
y entonces desear olvidarte
y arrancarme del cielo tu recuerdo maldito
que me hace desear soñar siempre,
dormir siempre para estar contigo siempre
y siempre amarte.

Tenerte cerca y tenerte siempre
tenerte sola y tenerte siempre
tenerte, quererte y perderte siempre.

Sin embargo, no existe placer más grande
que tu boca que suspira melodías de amores
ni placer más intenso que tu mirada
enviándome amores;
ni sueños tan puros y vivos como tu esencia
ni esencias tan solas de amores solitarios:
eres todo, eres siempre, eres vinos y eres humos
eres tú mi sangre
que recorre en torrentes mis viajes de amores
que dirigen al corazón.

¿Puedes quererme como yo?
¿puedes odiarme como yo?
pues así es que yo te quiero
y te odio en igual proporción
con equilibrio y con dolor
con excesos de cuidados y miedos
con excesos de cuidados y temores
con excesos de silencios y de amores.

Si esto es sólo un sueño inexplicable.

Cañones y lunas

Sorprendente luna como bala de cañón que de imprevisto llega y arrasa y abate y doblega. Tu luna no cabía en mis ojos, por eso tuve que emplear mi corazón. Son mis ojos daltónicos los que se apenan de tenerte de colores distintos, de matices inexistentes y sutilezas cero, por eso me quedo conla bala de cañón de tu mirada, de tu cuerpo, de voz, que acaricia con dolores y con gritos de sangre. Por eso ¿será mayor el cariño así o más cañón?

Eres rana, eres boca, y te amo

Tú que nos enseñaste de libertad, del amor en las cosas más sencillas, de la belleza en el amor y en el dolor, de la lealtad y el desinterés. Tú que nos enseñaste a llorar y areír, tú, siempre admirada y querida, TE AMO Susana. Y te amo no solamente por ser mi hermana, no sólo por las fuerzas del amor; te amo por que tú eres ejemplo y por ser siempre humana: congruente e incongruente, iracunda y tierna, mediadora y obstinada, pero siempre la misma Susana, esa que educa y apapacha, la que se enfada y se duele contigo no sé si madre o esposa abnegada, pero siempre generala. "Si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo..." uno de sus himnos, según me comentó algún día, y reitero: "...tu boca que es tuya y mía, tu boca no se equivoca, te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldías..." Dejas muchos corazones llenos, repletos de grandes emociones y de recuerdos, dejas sonrisas en el alma y enormes amores completos. Dejas tu imagen eterna bordada en los corazones nuestros, y en esas almas que aún jóvenes, haz tratado con esmero. Dejas entre nosotros tu presencia, y presentas a nosotros bendiciones, jugamos con los llantos a lavar penas y a recordar lanecesidad de los amores. Amores que las familias y amigos entregan, que demuestran con todo tipo de detalles, con sonrisas, con friladad o con caricias, pero siempre, con gozosas pasiones. Eres luna y eres rana, eres sabores y eres ramas, eres vida y alimento de almas.

Eres Tona, Theo, Luis, hermanos, madre y amigos y seguirás siendo simpre tú y te amo.

"El futuro es milenario" y la inconsciencia cultural

El futuro es milenario es una obra íntima, propia de los gustos, de los placeres, del hedonismo exclusivo de sus creadores. Si bien una obra de arte no necesita ser del gusto de todo el mundo, una canción, por encargo (precisamente que sea capaz de interesar e invadir en el pensamiento y las emociones) debe considerar el contexto cultural en el que está inmerso, lo cual no quiere decir que deban hacerse piezas gruperas, salsas, huapangos, rancheras o de rock, pero sí debe considerarse a los signos-símbolos colectivos  que logren sumarse en la ideología del pueblo para quien fue creada dicha obra.

Admiro la obra del señor López (no Obrador, por supuesto) y del señor Alex Syntek, pero no esta obra performancera que sin duda no cumple con el aparente objetivo de discurso político-estético para el cual fue creado. Sin embargo el ruido que se ha creado a partir de los comentarios en la cuenta de twitter de Alex Syntek y en los medios es una gran oportunidad de debatir e ir reafirmando esa evolución cultural de la que los mexicanos no somos conscientes que ya estamos inmersos.

No te quiero, solo te amo

No te quiero, por dios que no te quiero. No quiero quererte quiero admirarte, no quiero tocarte, no te quiero y niego tu existencia en mi. No te quiero y quiero seguir sin quererte. No te quiero, no te espero, no te recuerdo, no te miro, no te necesito. No eres mía, nunca lo fuiste. Nunca fui tuyo, nuca me entregue a ti. Nunca tuviste mi tiempo ni mi pensamiento, fuiste solo un sueño del que ya desperté y tú no estás aquí. Tú no estás en mi memoria ni estás en mis manos, ni está tu piel ni existieron abrazos ni palabras.

Mentiras es lo que fue; sueños es lo que experimenté; locuras, deseos, necedades, abismos, silencios... no te quiero ni te querré, no te tengo ni te tendré porque no existes, porque eres idea, porque fuiste fantasía, porque sólo fuiste humo que se diluyó entre mis manos; humo que voló con el viento y desapareció.

No existes, no eres cariño ni eres amor, no eres eterna ni eres verdadera. Eres ficción, fuiste novela, eres tragedia, fuiste una farsa. Por eso no te quiero, nunca te quise. Porque no se puede querer sin tener a qué. Puedo tener deseos, pero eso no me hace querer a mis deseos. Me hace ansiarlos, me hace imaginarlos, pero no es querer. No es cariño, no son lazos, no es vínculo.

No te quiero, no puedo. No te quiero aunque quisiera. Yo quiero compromiso,

quiero lealtad. Quiero atención, quiero compañía, yo quiero verdad, quiero vida, quiero todo. Quiero sentir y hacer sentir en reciprocidad, quiero ser escuchado y quiero escuchar. Quiero ser maduro y recibir madurez, no quiero humo, no quiero virtualidad quiero realidad. Quiero conciencias compartidas.

Quiero manos, quiero tiempos quiero pensamientos, quiero percibir por ser percibido, quiero admirar y ser admirado, quiero ser por el otro ser, quiero ser por lo que el otro es. Quiero compañía mutua, acompañar y ser acompañado, quiero compartir, compartirlo todo:
mis palabras y las tuyas, mi tiempo y el tuyo, mi razón y tu razón, mi conciencia y tu conciencia, mi lealtad y la tuya. Quiero buscar y ser buscado, quiero encontrar y ser encontrado. Eso quiero.

No quiero espejismos ni quiero sombras, no quiero esperanzas, no quiero ansias, quiero rocas. Quiero dormir cuando duermes conmigo, quiero tocar, quiero experimentar, quiero probar, saborear, asirme, respaldarme.

No te quiero, por dios que no te quiero.

Quizá te inventé y me enamoré de mi invento, quizá te dibujé y amé ese intento, pero no te quiero. Solo te amé.

Inerte

Aléjate de la sangre derramada, aléjate de la tierra encima de ti, aléjate de las lágrimas, aléjate de la sombra de paz. Escapa a los truenos, escapa a los ciclones, escapa de la lava y de los terremotos. Sin embargo, no te alejes, no te escapes. Báñate de mi sangre, entiérrate conmigo, lávate de llantos, intérnate en mi penumbra. Grita los truenos, envuelve a los ciclones, contén a la lava y baila con el suelo.


Sueña las garras y duerme con llagas, sueña las tormentas y duerme flotando, sueña conmigo y no duermas. Vuélvete inerte, inerte a las furias, inerte a los temores, inerte a los amores. Vuélvete inerte a mí, inerte a todo, vuélvete dócil tormento, mi fugaz eternidad.

Educación y Perfectibilidad

La educación se basa en que el ser humano es perfectible, esto quiere decir que tiende a la perfección, pero que nunca la va a alcanzar. El ser humano durante toda su vida genera aprendizajes en una relación dialógica con su entorno político/social. Es la base de las relaciones humanas.
De esta manera, la cordialidad y la madurez de los implicados en sus relaciones interpersonales, suelen atravesar por varias etapas que sirven como un filtro natural:

1° paso: Generar confianza

2° paso: Permitir el conocimiento/reconocimiento

3° paso: Generar desconfianza

4° paso: Valorar la madurez ... Ver más

5° paso: Volver a generar confianza

La comunicación y la práctica de los signos generados en dicho entorno suelen ser aplicados oportunamente, de no aplicarse, solo se incurre en el descontrol y en la ruptura de estructuras, lo que no implica aprendizaje ni crecimiento ni capacidad de adaptación y por supuesto, la perfectibilidad  continuaría en espera de procesarse.

Antrofobia


Ah, ke chido. El sabadrink, me fui de antro con unos cuates, son cuates del justo, y fuimos porque fue cumpleaños de uno de ellos. Fue una experiencia muuuy rara. Me explico:


Al principio, era super weba, de hecho, no pensábamos ir a un antro, pensábamos en ir a bailar a un lugar diferente, donde pudiéramos cenar, platicar, escuchar música en vivo y bailar, sin embargo, las cosas no resultaron como esperábamos y terminamos en ese lugar. Al inicio, pues era la extrañeza de estar en un lugar en el que no puedes respirar bien, no puedes platicar porque el volumen de la música lo vuelve imposible, además estar viendo chavitos incluso menores de edad, en actitudes de “mevalemadreselmundo”, además de hetéreo y homosexuales descarados atascándose sin pudor ante las miradas de sus amigos y de cualquier persona. También darte cuenta de que aquella chava que había estado dándose unos espectaculares entres y arrimones, al rato hacía lo mismo con alguien más, y el primer chavo, jugando al gay besándose con quienes sí lo son. Y hasta la ropa, esa manera de vestir extraña principalmente en las mujeres quienes muestran una moda o estilo muy parecido al de cualquier prostituta de mediana categoría. Bueno, a mi qué me importa cómo se vistan los demás y lo que hagan, a mi debería importarme lo que haga yo y cómo me va a mi. Sin embargo, esas primeras percepciones sin duda que me hacen pensar en ello y formarme un punto de vista, opinión que no es importante conforme avanza la noche, pero que surge como producto de la primera experiencia, de la primera sensación ante un estímulo nuevo.

Después de unas chelas y de estar observando todo, de estar armando la jugada para que en caso de que hubiera violencia, saber por dónde podríamos salir, después de conocer el funcionamiento de los meseros, y de darme cuenta de que nadie pela a nadie, de que ese es un mundo de abandono, de abstracción, de nulidad, de ensimismamiento y criptoforidad, fue que comencé a mover la patita al ritmo de la música, que al principio era solo punchis punchis o música de banda de esa que no pasan en las estaciones pop de radio, sin embargo, el punchis punchis repetitivo e hipnótico, se fue convirtiendo en punchis punchis rítmico. Bueno, no puedo decir que las inserciones de pop no hayan ayudado, ni que las tres o cuatro chelas ya hubieran empezado a hacer su efecto socializante. El caso es que comencé a bailar sin una pareja específica, porque quienes nos paramos a hacerlo, no éramos un número igual entre hombres y mujeres. No me quedó más remedio que seguir bailando y en el momento de las cumbias o las salsas, pues agarrar a alguna de las chavas para continuar con el meneaíto de cola al ritmo de las mezclas extrañas de salsa con música norteña.

Terminé desconectando mi cerebro del pensamiento, para utilizarlo solamente en las funciones vitales que requería, como eran: respirar, ver, o dizque bailar. Sin duda que me vi obligado a no pensar para poderme dar la oportunidad de disfrutar. Porque eso sí, pues ya lo bailado, quién me lo quita.

No me mates, por favor, aún no, yo puedo morir solo.

Te lo dije muchas veces, es más, siempre te lo pedí de la mejor manera. Sin embargo, te obstinaste en no hacerme caso, te obstinaste en olvidar tus promesas, te obstinaste en negar mi existencia. Sin embargo, no me hiciste desaparecer, porque me llevabas encadenado a todos tus rincones, me obligabas a mirar mis miembros mutilados, me obligabas a mirar cómo devorabas mi cerebro y mis manos. Yo te lo pedí siempre, te pedí que no me mataras, te pedí que no forzaras mi deceso, te rogué piedad, te imploré compasión. Sin embargo, no quisiste escucharme. -¡Yo puedo morir solo, yo puedo hacer eso, de verdad, yo puedo hacerlo. No tienes que matarme!,- repetí incansable, ¿para qué? Si ya te alimentaste de mi, si ya hurtaste mi tiempo y mi voluntad. ¿Para qué? ¿Para qué sometiste mi aliento y mi pensamiento?

Yo te entregué todo, no tenías que quitármelo, yo te lo entregué, no tenías porqué despojarme abruptamente. Por eso te imploré que no me mataras, pero decidiste besarme. Pero decidiste secuestrarme. Soy tuyo y lo fui siempre, era innecesario que maltrataras esta decisión. Sólo te pedía que no me mataras, que yo moriría solo. Únicamente te pedía que tuvieras clemencia, ya estaba enterrado, ya no tenía mayor voluntad, ya había perdido todo, te había perdido a ti.

Fue lo último que alcancé a gritarte: ¡No me mates, por favor, aún no, yo puedo morir solo! Pero una vez más, tu tiempo siempre ajeno al mío solamente te aceleró. Ya estaba acabado, ya había muerto, ya no había amor que perseguir ni oídos para hablarles, mucho menos emociones sensibles. Yo pude haber muerto solo, pero te empecinaste en hacerlo tú. Incluso en eso te di gusto, hasta en eso me prohibiste decidir. Bastó que cerraras los ojos frente a mí y que te dieras la vuelta. No tenías que matarme, yo lo pude haber hecho solo.

Soy de ti

Eres la espada que atraviesa las almas y ensarta en su vuelo a los sueños y los aprisiona. Eres espada de justicia que enamora de amores y de justicia enamora. Eres espada de llantos y de conatos de amores. Eres espada impasible de aromas, de nubes, de flores…

Eres en mi, mi vida, eres en mi la llama que limpia, el fuego que purifica, la humedad que me controla y las ganas de llorar. Eres llanto y eres espinas, eres sol y eres piedra, eres hojas y tierra, eres sangre y sonrisa.

Porque tengo ganas de ti, de tu cuerpo y de tus ojos, de tu mirada y tu sonrisa, de tu voz que me acaricia y de tu silencio que me exprime y me tortura. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo y de tu tiempo, de tu aliento, de tu respiración, de tu estremecimiento. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo que trémulo incita a la locura. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo que florece y que canta, de tu espalda que grita besos, de tu pecho que vuela y canta.

Porque eres canto y amores, alegrías y reproches, eres dueña de mis llantos, de mis risas, de mis cantos, de mis alegrías, de mis reproches. Eres génesis y apocalipsis de mi, eres vida y muerte en mi, eres silencio y eres ruido, eres caos y eres orden en mi. Eres siempre en mi, porque soy de ti.

Cumplir 38.

Estoy a unos días de cumplir 38 años, el 4 de mayo, para ser exacto. Treinta y ocho años. Son muchos, creo… bueno, comparados con quién y con qué. No existe rango de comparación, solo sé que son 38 años y que son míos y que soy yo quien los ha vivido. Escucho hablar a muchas personas y leo comentarios de gente que dice que no se arrepiente de lo que ha vivido, que no se arrepiente de su vida ni de lo que ha hecho o de lo que no ha hecho, entonces, si una evaluación de la vida consiste en aguantarse y dejarse llevar por lo que ha ocurrido, en dónde está el aprendizaje, en dónde está el poder disfrutar, en dónde queda la magia de ser, la magia de hacer, la magia de tener, la magia de vivir y maravillarse, la magia de corregir, la magia de soñar y la magia de amar. ¿En dónde queda entonces, el poder de la vida que corrige, el poder del amor que se duele, que goza y que se reconstruye todos los días?

Yo sí tengo de qué arrepentirme, porque soy humano y porque si pretendo negar que en algo he fallado, sería como si negara parte de mi vida. Reconocer que hay errores y que existe la posibilidad de corregir, no nos exime del dolor ni de que deseáramos no haber vivido eso que nos ha dolido. El proceso posterior, el de la reconstrucción, es un punto aparte.

Me arrepiento de no trabajar en mejorar mi humor
Me arrepiento de no haber tomado decisiones oportunas
Me arrepiento de querer retener batallas perdidas
Me arrepiento de no haber trabajado más en mi
Me arrepiento de tener miedo
Me arrepiento de no tener tiempo para mí
Me arrepiento de haber llorado poco
Me arrepiento de ser tan sentimental
Me arrepiento de ser tan racional
Me arrepiento de arrepentirme
Me arrepiento de enamorarme tanto
Me arrepiento de no conocerme
Me arrepiento de no valorarme
Me arrepiento de haber perdido tiempo
Me arrepiento de no haber aprendido
Me arrepiento de no saber volar
Me arrepiento de volar sin haber enseñado al otro
Me arrepiento de mis egoísmos
Me arrepiento de ser tan desprendido
Me arrepiento de no haber creído

Arrepentirme de eso y de otras cosas, no me hace sentir un ser sin valor ni esencia; por el contrario, me hace sentirme más humano, más vivo, me hace sentir que soy posibilidad, que soy futuro, que soy esperanza. Me reconozco, y soy humilde ante mí, soy humilde ante Dios y soy humilde ante el mundo.

Cumplir treinta y ocho años es tener más vida, es sentirse listo para continuar por un camino de tierra, por un sendero de piedras, por un piso de madera o por un pasillo de mármol. Va la mía. Ahora yo soy el que le pone condiciones a la vida, soy yo quien va a vivir con sus propias condiciones, ya no esperaré a que la vida me manipule ni que me diga lo que yo quiero hacer.

Ahora estoy con Dios y Dios está conmigo, ahora le permití entrar en mi vida para que me acompañe. Ya abandonaré mis miedos, no postergaré los resultados, apostaré solo lo necesario para ganar. Lo merezco, lo merece mi mundo, lo merece mi amor.

Arrancarme de mí

Volver a saber de ti
En este oscuro final
Volver a escucharte
en este sordo abismo
Volver a imaginarte en mi vida
En esta ausencia.

Todo mi llanto se concentra en palabras
Todo mi llanto está lleno de letras
Y de amores y de sabores y de colores
Todo mi llanto te espera para llorarte y bañarte
De lágrimas, para lavarte los amores ocultos, los amores prohibidos

Toda mi voz te espera para gritarte que te quiero
Toda mi voz se concentra en un solo objetivo:
hacerte saber que te quiero;
Igual que mis manos que conspiran con mi voz para escribirte frases
que te digan que eres amor;
igual que mis ojos que sólo enfocan
tu mirada; igual que mi piel que solo espera tocarte de nuevo para rehacerse
Y reintegrarse con el viento de tu entorno.

Te he esperado tanto
Que ya no distingo a la espera de lo que es la realidad.
Te he esperado tanto como una vida o como un par de ellas.
La vida, se vive en grupos de dos. Tú y yo; tú y otro más; yo y alguien más. Pero siempre en pares. La vida se vive contigo, con tu recuerdo florido, con sus raíces y sus hojas, con la tierra que la soporta. Te he esperado tanto que han nacido y muerto incontables sonrisas, incontables ríos, incontables miradas.

Te quiero como siempre que estás conmigo, te quiero como siempre que no estás conmigo, te quiero como siempre que te vas, como siempre que te quedas, como siempre que hablas, como siempre que callas, como siempre que besas y como siempre que esquivas, como siempre que miras y como siempre que evitas, te quiero. Te quiero tanto que mis manos han sangrado de escribir tanto, que mi mente ha volado hacia adentro de sí misma para encontrarte más pura. Te quiero de la misma manera que nos hemos querido cuando nos miramos, cuando nos tenemos, cuando nos extrañamos.

Estás aquí, entre las letras, estás aquí entre mis dedos, estas aquí como mirada, como aire, como luz, como color, como cielo. Estás aquí y me gusta tenerte, estás aquí y me gusta tu recuerdo. Estás aquí porque me permites tenerte aquí. Estás aquí porque eres grande, porque sueñas y porque los sueños son parte de mi vida. Te encontré ahí, en un sueño, me atrapaste ahí en un sueño. No despertemos, ¡por nuestra vida, no despertemos! permanezca eterno este sueño de tenerte, este sueño de adorarte, este sueño de saberte verdadera. Si despertamos, si uno solo despierta, te hará desaparecer, junto con las palabras, junto con la enseñanza, junto con la alegría que da saberse entre sueños.

Eres mía porque yo te agarré. Eres mía porque te entregaste a mi vida, eres mía porque estás en mi mente y en mi cuerpo, y en mi memoria, y en mi boca y en mis ojos y en mis oídos, eres mía porque tú te diste a mí. Ahora, aunque te quieras salir de mi vida, salir de mi mente, salir de mi cuerpo, salir de mi memoria, salir de mi boca, salir de mis ojos y salir de mis oídos, no lo lograrás, porque ya están en mí, porque tú me entregaste toda tu esencia y ahora es mía. Podrás irte, podrás esconderte, podrás negarme, podrás rechazarme, pero tú seguirás en mí hasta que sola te evapores o hasta que yo suelte todo eso que ya es mío. De la misma manera, yo soy tuyo, y con seguridad sé que estoy en ti, que no desapareceré porque no quiero irme, porque todo lo que te di te pertenece. No necesito nada de eso que te regalé, porque al arrancarme un pedazo de mi y depositarlo en tus ojos, estoy renaciendo, estoy creciendo, me estoy regenerando por ti.

¿CÓMO SE REALIZA UN ANÁLISIS SEMIOLÓGICO DE UN LOGOTIPO?


Por: MBA,DCG Sergio Ángel Guillén León
La economía del lenguaje
es economía del pensamiento.
Hedy Serret

El análisis semiológico de un logotipo se elabora partiendo de la idea de que un logotipo es un producto de comunicación visual, así que como tal, ese mensaje gráfico posee valores comunicativos esenciales y universales como son:
  1. Una fuente de origen
  2. Una selección de signos
  3. La codificación de dichos signos

  4. La enunciación
    1. Emotividad
    2. Expresividad
    3. Claridad
    4. Sencillez
    5. Objetividad

  5. inclusión significativa
    1. Denotaciones
    2. Connotaciones

  6. Ajuste y valoración estética
    1. Moda
  • Formas
  • Colores
  • Texturas
  • Tipografías
  • Iconología
  1. El uso de referentes comunes entre el emisor (la empresa u organismo) y el receptor (usuario)

Los puntos anteriores se refieren a los elementos propios del proceso comunicativo y a sus funciones emotiva, poética, referencial, fática, contacto, metalingüística, implicativa y conativa.

Este primer análisis es un acercamiento a los valores comunicativos del logotipo en un aspecto mecánico, o sea en la simple transmisión del mensaje, por lo que es necesario abarcar otro tipo de modelo de análisis para complementar la valoración en cuanto a su funcionalidad/practicidad; su diseño y selección de los signos; significación/interpretación. Este modelo se refiere a un análisis semiótico propiamente dicho, donde, abarcando las tricotomías peircianas podemos conocer, interpretar, reinterpretar y/o significar el valor sígnico del logotipo.


Modelo de análisis semiótico para un logotipo

El presente modelo está basado en las tricotomías de Charles Sanders Peirce, por lo que será útil el conocimiento previo de dicha teoría del signo para dirigir el discurso hacia la búsqueda del conocimiento objetivo.


  1. Dimensión Pragmática

    1. ¿Son perceptibles todos los elementos visuales?
      Describir y Explicar

    2. ¿posee valores de contraste que permitan su percepción en distintas condiciones luminosas?
      Describir y Explicar

    3. ¿posee valores de contraste, proporción y peso que permitan su percepción en condiciones diversas de angularidad?
      Describir y Explicar

    4. ¿se adapta fácilmente a las diversas aplicaciones?
      Describir y Explicar

    5. ¿soporta fácilmente diversos medios de reproducción?
      Describir y Explicar

    6. ¿puede existir fragmentado o requiere siempre la presencia de sus elementos completos sin disminuir su valor de percepción?
      Describir y Explicar


  2. Dimensión sintáctica
    1. Describir el logotipo de manera exhaustiva

    2. ¿Posee un sistema de ordenamiento evidente?
      Describir y Explicar

    3. ¿sus elementos corresponden a algún tipo de proporción?
      Describir y Explicar

    4. ¿cómo se valora su tipografía?
      Describir y Explicar

    5. ¿es poli o monocromático?
      Describir y Explicar

    6. ¿la variedad cromática favorece a la jerarquización?
      Describir y Explicar

    7. ¿cómo se integra la textura de sus elementos?
      Describir y Explicar

    8. ¿es dinámico o estático?
      Describir y Explicar

    9. ¿es figurativo abstracto?
      Describir y Explicar


  3. Dimensión semántica

    1. ¿qué valores representa?
      explicar
    2. ¿a qué factores estéticos apela?

    3. explicar


    4. ¿qué significa para la empresa?
      explicar

    5. ¿qué significa para el usuario?
      explicar

    6. ¿representa la actividad de la empresa?
      explicar

    7. ¿su estilo es localista o global?
      explicar

    8. ¿qué parece?
      explicar

    9. ¿con qué puede relacionarse?
      Explicar

Conclusiones
Como conclusiones debe hacerse la síntesis de los resultados obtenidos aclarando la reacción de los entrevistados otorgando juicios y valores, con lo que pueda determinarse lo práctico, funcional y estético que dicho logotipo sea.

Nunca tu boca

Nunca había tenido tan cerca de mi una boca más espectacular que la tuya, una boca suave y tierna que sabe decir amores y sabe bendecir temores. Nunca había tenido tan cerca de mi boca una boca como la tuya, siempre limpia en sus palabras, siempre exacta en sus caricias. Nunca había tenido tan cerca de mi boca tanto amor de tu boca y tanto color de tus amores.

Nunca tu boca tuvo tanta devoción, nunca tu boca tuvo tanto miedo cercano a ella, nunca tu boca vibró de angustias, de temores, de dolor, de tristeza, de alegría y de asombros. Nunca tu boca con la mía fueron ajenas, nunca tu boca se alejó de mi recuerdo; nunca tu boca  puede estar lejos, porque tú eres tu boca, porque tú eres quien besas, tú eres quien habla, tú eres ternura, sensualidad y caricias y dulzura.

Nunca tu boca ajena, nunca tu boca maldita, nunca tu boca bendita nunca tu boca conmigo.

Inicio de 2010


Navidad es nacimiento. Como dicen, el nacimiento de Dios, de la esperanza, de la paz; navidad es nacimiento de ánimos y pensamientos, de luz y de esperanzas. No dudamos en que existen fuerzas externas a cada uno de nosotros y que determinan nuestro ser, nuestro futuro y nuestro presente, fuerzas en las que actuamos y en las que participamos activamente para ayudarlas a dirigirse eficazmente a nuestro bienestar.


Navidad es nacimiento, renovación y conciencia. Sin conciencia no puede haber esa natividad ni ese futuro seguro, ni ese estado lleno de ánimos ni de optimismo.

Encontré un argumento que me pareció maravilloso, versa acerca de lo que deseamos versus lo que necesitamos. A veces nuestros esfuerzos se enfocan en buscar eso que deseamos y lo hacemos con tal fervor y vehemencia que nos extraviamos en obtener dichos deseos. Pero, ¿y lo que necesitamos? ¿En dónde ponemos esa dimensión? Parece ser que olvidamos frecuentemente buscar los satisfactores de las necesidades reales que olvidamos lo esencial. Podemos tener lo que deseamos pero es más difícil obtener lo que necesitamos. Comer, dormir o cualquiera de las funciones fisiológicas elementales suelen estar aseguradas. Sin embargo las crisis, los momentos de angustia, de dolor, las emergencias, los temores, la soledad, nos permiten darnos cuenta que necesitamos compañía, apoyo, apapachos, que necesitamos compartir y compartirnos… solemos abandonarnos a nuestra suerte y buscamos a esas fuerzas externas, fuerzas cuyas leyes trabajan desde dentro de nosotros mismos, desde la unión, desde el apoyo, desde nuestra visión humana.

A todos ustedes, que son el vínculo sagrado de esa fuerza externa, que son la representación de Dios, les agradezco su presencia en mi corazón puesto que son parte de él. Sigamos juntos y no inventemos rencores ni envidias, sigamos siendo leales, nobles y generosos, que todos, sin duda alguna, hemos experimentado el golpe de los problemas y hemos encontrado en quienes amamos y nos aman, el abraso amoroso de la confianza y del apoyo mutuo.

A todos ustedes, mis alumnos: mi cariño, mi respeto y mi agradecimiento por permitirme estar en su corazón.

El gusto de odiar el odio

Lo que siento es como la muerte. Si es que la muerte es caliente como brasas, si es que la muerte es húmeda como el llanto, si es que la muerte es lacerante como el odio, si es que la muerte es intermitente. Lo que siento es llanto, es ardor en el pecho, en las venas, en la mente. lo que siento es gris, es frío, como la ausencia, como un calabozo, como catacumbas de amores: desolados, tristes, angustiados, extraviados.

Lo que siento es tan decepcionante que prefiero pensar en ello para que sea algo trascendente. Prefiero rasgarme la piel y decubrir la sangre que me llena y vaciarla y viajar en ella. Prefiero seguir llorando y no quiero el llanto, prefiero seguir sufriendo y no quiero sufrir, prefiero seguir recordando y quiero olvidar.

Mi conciencia, mi razón, el mundo entero dice que la realidad no se puede planear, que simplemente pasa porque sí; que la realidad es por si misma realidad y se aleja de los sueños y del alma y cuando se acerca a esos sueños y a esa alma, suele ser para acariciar con dulzura o con saña.

La odio, soy consciente de ello. Me lamento por odiar, porque el mismo cuerpo y la misma mente que odia es la que ama a mis hijos, es el mismo que los besa y que juega y que aprende y que les enseña.

La odio, e invoco a Blacamán a que la castigue. la odio y me gusta odirla y aborresco odiarla y lamento odiarla y me alegro de odiarla y lloro odiarla. Pero así es como decidió vivir en mi. así es como formó su imagen y su palabra maldita.

Decidiste morir

Decidiste no existir y lograste desaparecer del mundo cuerdo, de ese mundo del valor, del amor, del recuerdo y del respeto. Te volviste transparente, te anulaste a la decencia. Nos dejaste flotando y llorando, experimentando, sangrando fuego, respirando lágrimas. Nos dejaste tan libres que ahora somos esclavos de la incertidumbre. Amamos, recordamos, fenecemos por tu gracia, padecemos por tu virtud. Estamos locos, embriagados de sorpresa, asombrados al cínico motor de tu mundo, regresamos a las antiguas humedades, al cauce que lava el alma por los ojos. Decidiste no existir y ahora somos nonatos o mejor aún, somos creados por mano de dios, somos su obra y su gracias, porque tú nos negaste, negaste tu labor creadora despreciándonos, desapareciste entre nubes de odio, entres mares de desprecios; renunciaste a la vida de tu propia creación. Te enojas, gritas, suplicas, te burlas, ofendes, mientes, matas. Gracias por dejar nobleza en el aire, porque se escapó de ti cuando decidiste morir.

Imagotipo, isotipo, logotipo… ¿cuál es su diferencia?


Encontré en internet, un texto académico titulado: "¿Marca, logotipo, imagotipo...? El problema de la terminología en la definición de conceptos en el diseño gráfico" firmado por Felipe Estrella Sweeney. En ese texto se pretende hacer precisiones a la terminología utilizada acerca de la creación de imágenes representativas para empresas, negocios, productos, organismos públicos, etcétera. Hacer precisiones en cuanto a lo que debemos entender por Logotipos, imagotipos, isogramas, anagramas, etcétera parece ser la intención de dicho artículo, sin embargo, aprender esas clasificaciones es inútil, infructuoso, difícil y sin aplicación real. Ese análisis y recuperación de información es verdaderamente sabio y objetivo, sin embargo, no puedo decir que también resulte útil. ¿Por qué? Simplemente porque la realidad no requiere del uso de lenguajes técnicos para actividades que no lo requieren.
La ciencia establece taxonomías que son útiles cuando son descubiertas especies que no se conocían o sustancias y elementos químicos entre muchas otras cosas. Es más, los científicos están obligados a clasificarlo todo con una lógica propia de su actividad, porque así debe ser, porque de no hacerlo de esa manera, simplemente no podría relacionarse con otros conocimientos y quedaría excluido de dicha área científica.
El diseño gráfico no presenta esa problemática, es más, es ajeno a esos preceptos clasificatorios universales no por pertenecer a regionalismos o a ideas locales o culturales concretas, sino porque en el diseño no existen las universalidades ni la necesidad de ellas en la parte creativa y conceptual. Estoy hablando de la fase artística que tiende al valor estético. Los tecnicismos son sólo parte del trabajo mecánico o mecanicista propio de un pensamiento tecnocrático que no enriquece la práctica del diseño, si no que la complica o hasta mutila.
Es importante recordar también que los conceptos tienen que ver con la manera en que los individuos comprenden la realidad y forman su pensamiento. Mientras que una representación gráfica para una empresa, institución, actividad, etcétera, puede asumir diversas formas, no es útil clasificarlas o establecer una taxonomía con carácter científico, pues no existe una unidad de medida que valore la eficacia de dichos grafismos ni un método único que obligue a la utilización de Logotipo, Logosímbolo, isograma, isotipo, logograma, etcétera.
Como diseñadores debemos rescatar la esencia del diseño y su práctica, en lo que en otras áreas son llamados gremios donde incluso el lenguaje usado por sus integrantes debe ser propio de su actividad. Los médicos nos hablan con su metalenguaje al igual que los abogados y hasta los mecánicos. Los diseñadores tenemos nuestro propio lenguaje que adquirimos primero en la universidad y luego en la calle durante la práctica de la profesión. Ese lenguaje ayuda a mostrar la dignidad, seriedad y complejidad de la práctica. Pero en el caso de los términos que son motivo de este texto, no sirven más que para organizar el trabajo académico de un docente frente a su grupo.

Semiótica y semántica



 Los signos gráficos, tienen significaciones de acuerdo a los diversos contextos donde se apliquen, de ahí que (por poner solo un ejemplo de entre muchos otros) la psicología del color sea un código cromático aceptado y utilizado por convencionalismos semióticos occidentales, no así con ciertas culturas donde el código cromático es distinto pues está asociado a referentes distintos.

Sin duda que los significados suelen surgir en contextos distintos para cada cultura pudiendo asumir roles quizá hasta opuestos (entre ellas) en una práctica comunicativa: luto=ropa negra; luto= ropas amarillas o si el luto es por un infante, el ambiente que se genera es similar a lo que semánticamente representa un niño como colores, juguetes, globos, rehiletes y los dolientes visten de blanco o de colores.

Los significados puros (como están establecidos en los idiomas), no son capaces de subsistir por sí mismos, requieren de un andamiaje que les permita sentar las bases de su significación. Esto se refiere a que cuando los signos son establecidos arbitrariamente o han surgido de manera natural, son adoptados dentro del sistema semiológico que el grupo social formó (como convención semiótica) y dotado de reglas gramaticales y sintácticas, se utiliza en la práctica común, lo que paulatinamente va generando una transformación, ya sea en su forma (res) o en su significado (verba). Dicho proceso suele ser lento y no siempre ayuda a construir de manera positiva los rasgos culturales de los grupos sociales.

En la práctica, los procesos comunicativos suelen adaptar las significaciones de los códigos a relaciones del lenguaje en contextos de micro universos, por lo que un pequeño movimiento en las significaciones, suele generar una función semiótica nueva, en cantidades infinitas.

Veamos un ejemplo:

Tenemos el caso del objeto (prágmata) denominado HOMBRE. Persona del género masculino.

Los signos (semeión) gráficos para representar a ese objeto, son diversos :

<>  <> 




Representación gráfica de una figura humana masculina utilizada para indicar la presencia de un baño de hombres.





Dibujo de un hombre, elaborado por un niño mostrando sus referentes y cualidades gráficas.




Representación conceptual de las proporciones masculinas. "El Hombre de Vitruvio"



Pictograma chino que representa "Hombre"



Logotipo para los juegos olímpicos en Barcelona ´92 representando en abstracción los elementos esenciales de la figura humana.

En los ejemplos anteriores, podemos observar cómolos signos gráficos asumen el significado cultural que les corresponde y que es aprendido en la (micro o macro) sociedad en la que surgió.

El arte suele jugar con esos campos semánticos y puede ser capaz de transformar las significaciones de manera arbitraria como en las corrientes de vanguardia, desde el "irreverente" Marcel Duchamp y su mingitorio firmado, hasta las conceptuales propuestas performanceras presentes incluso en los mítines sociales.





Autor: Sergio Ángel Guillén León
Diseñador de la Comunicación Gráfica por la UAM-A y Máster en Administración

Fotografía y diseño


¿Por qué un Diseñador Gráfico debe conocer la técnica de la fotografía?
La técnica fotográfica es la base de la ejecución fotográfica y encierra en su concepto, la práctica de la manifestación artística, que como alguna vez comentó Juan Manuel López Rodríguez, "la fotografía no se ha prostituido al valor puramente comercial de la imagen", ya que siempre, en la práctica fotográfica, estará presente ese valor personal, individual y con las esencias humanas por delante.
El surgimiento de la fotografía digital ha ido restando el valor artístico de esta actividad (aunque su surgimiento no haya sido precisamente el arte) en la que los profesionales de la imagen suelen explorar mediante técnicas de manipulación desde la captura hasta la impresión. Los recursos digitales facilitan esa labor pero al mismo tiempo la abaratan, incluso se ha propiciado otra especialización con ello.
El diseñador gráfico tiene la obligación de conocer y dominar la técnica fotográfica, para que sepa, incluso, la filosofía de las aplicaciones informáticas de retoque y no se llene únicamente de tecnocracia, sino que sea capaz de dotar de humanismo a su labor en la creación de imágenes.
Alguna vez escribí que "La fotografía es una actividad sublime llena de placeres, de esencias y de amores", pensando en la labor lúdica del diseño, así que si el diseño no tuviera en su haber la magia hedónica, no seríamos tan necios en dedicarnos a esto.

Tipografía y diseño

Las representaciones gráficas son el inicio de la historia del ser humano, además de que constituyen el principio elemental de la comunicación escrita..
Si en la humanidad moderna se ha tenido como objeto sagrado al libro, es porque este y lo que representa sin duda ha llevado a la humanidad a explorar nuevos horizontes de conocimiento que no son evidentes para todos. Los libros son posibilidad significativa y por lo tanto, un elemento constructor de la cultura, de la realidad y del futuro de todos nosotros.
En los libros tenemos vastas referencias del conocimiento y la capacidad humana, son génesis y apocalipsis de los saberes, de los discursos, de las ideologías….
La letra, esa posibilidad gráfica de representar (mediante las combinaciones gramaticales adecuadas las) objetos e ideas se convierte además en un símbolo constructor de realidades y evidencias culturales al integrar formas, proporciones, relaciones espaciales y sentido estético en lo que llamamos tipografía.
Socialmente la tipografía funciona para facilitar la lectura representando la construcción social y el desarrollo de las zonas creativas del cerebro. La tipografía tiene una historia llena de grandes personajes que ayudaron a consolidar a "la industria de la comunicación" (como actualmente le llamaríamos) haciendo de los signos lingüísticos una posibilidad estética.
Rescatar a la tipografía en cuanto a la seriedad y su valor comunicativo y estético, es labor del diseñador gráfico, que inmerso ahora en el mundo cibernético, extiende su alcance y su inmediatez.

¿Por qué se utiliza la mentira?


La mentira es de los tarados, la argucia es sublime.
 Yo, El sincero
  • ¿por inseguridad?
  • ¿para evitar problemas con la verdad?
  • ¿para mejorar las relaciones entre los involucrados?
  • ¿para hacer creer al otro una realidad distinta?
  • ¿para que funcione mejor un sistema de organización social?
  • ¿por vergüenza a la verdad?
  • ¿por costumbre?
Según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, establece que la mentira es "Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa". La mentira es un intento de inducir a error, de aparentar; o sea, pretender hacer que el otro crea algo que en realidad es falso, es, en el mejor de los casos, una argucia.
La mentira es falacia, es falsedad, es sólo farsa e invención de algo que verdaderamente nunca sucedió o existió. La mentira es el disimulo, es tapar la parte verdadera con un disfraz, es pretender dar otra apariencia, es hacer embustes.
La mentira es quimera, es aquella bestia que vomita llamas y de la cual no se sabe si es león, cabra o dragón, pues posee características de los tres. La mentira no es como la quimera, pues la quimera es aquello que se propone como posible sin serlo en verdad. La mentira no es una propuesta, es una apuesta, es una declaración que pretende ser tomada como verdadera.
La mentira es vileza, es futilidad, es simpleza estúpida que no basa su poder más que en el mensaje mismo, pues sus elementos actantes secundarios están improvisados.
La mentira es de los tarados, la argucia es sublime.
La argucia es sutileza, porque argumenta algo falso pero presentado con agudeza. La argucia requiere inteligencia, requiere "ar-gu-men-tos". La mentira requiere chantaje, imposición que a final de cuentas, se traduce como violencia; es ofender a la inteligencia del otro.
La mentira es parte de un proceso de aprendizaje y desarrollo psicológico natural del ser humano. Es necesaria la mentira durante los primeros años de vida, pues es parte del desarrollo del pensamiento abstracto, de la creatividad. Es parte del ensayo de prueba y error que siguen las personas como parte de su proceso de socialización. Si una mentira resulta grata y útil, ese placer se fija en la psique (según los griegos, el alma humana) el cual intentará ser reproducido una y otra vez. Por el contrario, si una mentira no resulta placentera porque el individuo fue sorprendido, esa falta de obtención del placer se convierte en un proceso muy complejo:
El individuo asume varias posturas, que van desde la reproducción de la mentira corrigiendo errores (aprender que la lección puede extenderse y resultar efectiva), hasta la supresión total de ella para evitar la consecuencia desagradable (haber aprendido la lección) pasando sin embargo por la reproducción indefinida con los mismos malos resultados para obtener un placer distinto al que pretendía la mentira o sea, el placer de la atención, de la inclusión o de la presencia.
Mentir es una práctica cotidiana en aquellos que no fueron educados en un contexto de libertad ni están dotados de inteligencia suficiente. Por ello, la mentira se convierte en la libertad misma. Se convierte en la oportunidad de participar activamente en la construcción de una realidad alterna que le sea más placentera.
La mentira está ligada indiscutiblemente al placer, a la fruición que busca el hedonismo de cualquier tipo, incluyendo el ser sorprendido con la falsedad. Ser sorprendido en una mentira provee en este caso al goce con el dolor, con el sufrimiento, con el rechazo, con el olvido, quizá porque el individuo así fue educado y el continuar con ese esquema masoquista le provee de la seguridad de una zona de confort. Pero a final de cuentas, regresamos a la búsqueda del placer. Por ello, la mentira es más común que la argucia. La argucia es menos falible y provee de mayores experiencias a la conciencia que una mentira.
Sergio Ángel Guillén León